DIFICIL DE COMPRENDER

Hace unos días uno de mis nietos, el tercero por orden de edades, tenía que realizar un viaje desde Madrid a Menorca. Antes de explicar los hechos acontecidos, haré un plano de situaciones, para evitar malos entendidos. Mi nieto, del que hablo, tiene 20 años. Estudia Ingeniería Informática Superior y Dirección de Empresas. Segundo año. Presentó 9 materias y sacó 8 Matrículas de Honor. Ha viajado solo y acompañado a varios países.

Bien. Tenía que viajar, como digo a Menorca. Pasó los controles pertinentes en el Aeropuerto Adolfo Suarez de Barajas. Una vez localizada la puerta de embarque, comprobó que su vuelo tenía algún retraso y se sentó a la espera de la orden de embarque. Como es habitual entre nuestra juventud, la tableta le servía para suavizar la espera. De vez en cuando levantaba la cabeza para comprobar si daban la orden de embarque. Al cabo de cerca de una hora, vio que las azafatas empezaban a dar paso para el acceso a la nave. Presentó su billete, conseguido por internet. Llegó al asiento que figuraba en el billete. Cerró su tableta y se dedicó a observar el ambiente. Comprobó que las personas que viajaban  en el mismo avión eran casi todas del Islám. Tanto era así que terminó por dudar y se decidió a preguntar por el destino de aquel viaje. Alguien le dijo que el destino era El Cairo. Salió a toda prisa y aún llegó a tiempo de localizar la puerta del embarque para Mahón. Habían cambiado la puerta de embarque y nadie, cuando entregó su billete, le advirtió que aquel no era su vuelo. ¿Dónde está el rigor de los controles? Imagínense que mi nieto llega a El Cairo, sin Pasaporte, como polizón……..Sería bueno que los controles tuvieran menos escenografía y más rigor.

¡¡¡POR FIN!!!

Al fin llegó la hora de echaroos el discurso sobre Mi Libro. Peero ahra no se te ocurre nada. Estás tan pendiente. Se queda uno como tonto. Se te acaban las palbras. No se te oc de ello, los días anteriores que, cuando llega, no reaccionas como normalmente sueles hacerlo.

Esta mañana me entregaron a mi “Hijo querido”. Cuando lo tuve en mis manos, sentí una sensación indescriptible. No por grande ni por pequeña, por extraña. He publicado muchas cwp-image-645831623jpg.jpegosas pero nunca del tamaño de UNO DE TANTOS (470 páginas) m20160802_161347.jpgHonestamente, creo que Dios me creó para fabricar Santos, porque cuando alguien se proponga leer mi libro y tenga la voluntad de acabarlo, con toda seguridad que termina santificado. De todas formas, esta es una pressentación de pachanguita, ya que su presentación oficial, pienso que será después del día 20 de este mes. No sé qué tendrá la otra, pero queda bien decirlo.

Se dice y sé que fue cierto, que una mañana muy temprano del mes de abril de uno de los años 50 del siglo pasado. el gran torero Luis Miguel Dominguín, convocó una rueda de prensa en uno de los salones del mejor hotel de Madrid. Cuando tuvo a toda la prensa frente a sí, les espetó sin preámbulos :”Señores esta noche he dormido con Ava Gardner” Alguno de los periodistas le recriminó: -Maestro decir eso no es de caballeros. Luis Miguel le contestó: “No lo será, pero para mí lo grande es que el mundo sepa que lo hice, porque si nadie se entera……” Eso mismo me pasa a mí en estos instantes. Si yo tuviera un mínimo de humildad y cordura, no haría lo que voy hacer. Pero, siendo así que yo gocé cuando lo leí, aunque reconiozco que lo que se me dice, es inmerecido, siento la necesidad de haceros partícipes de ello. Este es el Saludo que un Señor puso en el anteprólogo de UNO DE TANTOSwp-image-1570944755jpg.jpeg