PASARON DOCE AÑOS

20180208_130456.jpgDoce años. Pasaron ya doce años, Amor, que te fuiste de mi lado. Te fuiste solo físicamente, porque te puedo asegurar que sigues  en mí, si cave, con más fuerza que nunca. No te imaginas Mamá, cómo cada instante de mi vida está presente tu imagen, tu palabra, tu sonrisa, tu mirar. Ya te dije muchas veces lo mal que lo pasé con Soledad. No sabía cómo compartir con ella mi estancia entre las cuatro paredes de la casa, ni en los espacios abiertos de los montes, ni cuando me encontraba entre una multitud que pudiera simular compañía. En ninguna parte nos soportábamos, hasta que decidí hacerme amigo suyo. Entonces, fue entonces cuando me dí cuenta la razón del bienestar que supone la Soledad. Es cuando mejor dibuja la mente todos los recuerdos. Es el momento en que puedo recrearme en los hechos acaecidos en nuestro vivir. En estos instantes, no puedo por menos que sonreirme. Me sonrío porque nos veo a los dos viajando para cualquier parte. ¡Qué más da! ¿Te acuerdas? Cualquier día de cualquier mes o año. Llego de trabajar. Atardeciendo. Desde abajo te digo ¿”Tomamos café?” Como contagiada esposa de un gallego, tú me conestas con otra pregunta ¿”Dónde?” ¡Qué más da! “Vente y lo pensamos”. Dicho y hecho. Un día nos fuimos  tomar café a Cuenca otra tarde parecimos en Albacete. ¡Qué importaban el tiempo o la distancia si lo compartíamos! Venir de viaje. Recorridos ya 500, 600 o más Kms. Llegando a casa. Ya la divisábamos. Nos mirábamos, tu sonreías. Yo sabía, conocía muy bien el mensaje que encerraba ese sonreir. ¡”Mira qué camino más simpático”! Decías o decía yo. ¡Qué más da a dónde vaya! Nos perdíamos por él. Nunca de tu boca salió un no. Para nada. Cuando me llamaban a Dirección para cambiar de aires, al llegar a casa, solo me preguntabas

sdjhfsjkaegksjdghsdjk

¿”Cuándo nos vamos?” Ni te importaba a dónde. Para qué. Lo importangte era compartir nuestras vidas. Es que eres GENIAL. Hace unos días le comentaba a un amigo la anécdota de la Filarmónica de Tokio. Barcelona Año 1971. Debía ser por el mes de Septiembre. Tú en estado muy avanzado de Buena Esperanza. Nuestro hijo Habitaba los últimos meses en el Palacio Maravilloso de tus entrañas. Cuando entré en la casa, tenías el rostro descompuesto por el insoportable dolor de muelas que te  aquejaba. Nos abrazamos y yo en tono tristón te comenté. ¡Cómo lo siento, Amor! Precisamente traía dos entradas para ir a escuchar al Palau  la Filarmónica de Tokio, pero en estas cisrcunstancias en las que te encuentras…Pero no te preocupes, e las damos a los vecinos… “Ni hablar.  Aquí o allá, me va doler igual. Al menos allí, estaré escuchando y gozando con algo que me encanta” Te pusiste tus mejores galas y nos fuimos al Concierto que resultó maravilloso. ¡¡Qué poco nos puede culpar la vida que no le hubiéramos aceptado sus ofertas!!

Hace doce años, Amor y sigo Rumiando en Soledad, todo lo vivido. Solo puedo decirte GRACIAS.IMG-20151209-WA0000[1]

Anuncios

Un comentario en “PASARON DOCE AÑOS”

  1. Emocionada Pepe. Que bonito. Que bello lo qué escribes y cómo lo escribes. No quiero decir nada sobre cómo rea, como la recuerdo o como …. nada del pasado. Ella está, y es y vive porque vuestro amor está es y vive. Y lo mejor: se siente.
    Cuando eres pequeño aprendes con el ejemplo de los mayores. Y yo aprendo al veros. Un beso Paola

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s