Anuncios

EL CAMINANTE VIAJA A QUERÉTARO

img-20181203-wa00609089965428575601210.jpgEra necesario llenar el máximo de espacios para cumplir los objetivos que nos habíamos marcado. Recién desembarcados en la Capital del País de los Aztecas, había que extender nuestros tentáculos para llegar a cuántas más gentes mejor. Mi diligente Mánager, Ana Roodriguez Muradás,tenía contactadas las personas y espacios que nos facilitarían las presentaaciones. Había que ofrecer los libros donde nos fuera posible. Los libros.img-20181203-wa00582433288528926868085.jpg img-20181203-wa00308392359209530878569.jpgEsa era otra. No teníamos libros. Solamente 6 unidades que a mí se me ocurrió meter en mi maleta. Los enviados previamente por una empresa de transporte, nadie daba razón de dónde se encontraban. Con la idea de la presentación y a continuación realizar una hipotética venta virtual, el Matrimonio Candedo Gulías, Doña Ofelia y Don Manuel, poniendo al servicio de nuestra causa una amabilidad sin límites, nos llevaron a  Ana, a mí y a los 6 libros como todo bagaje, hasta la bellísima ciudad de Querétaro donde Doña Sara Quireza (Sariña para mí) no había habilitado un salón en uno de sus hoteles, para realizar el evento. Nos recibió uno de sus hijos. Amable, cordial y efectivo, puso a nuestra disposición todo lo necesario para cumplir los objetivos preconcebidos.img-20181203-wa00342913876259993446266.jpg Con tiempo suficiente para preparar el acto, llegó a donde nos encontrábamos, la persona que haría la presentación previa a mi intervención. Yo no lo conocía.img-20181203-wa00357141437791583773138.jpg Había sido mi Mánager quien le pidió el favor. Javier Rascado son su nombre y su apellido. Joven, de apariencia sencilla. Porte elegante pero sobrio. Pasaría desapercibido en cualquier reunión. Desapercibido, hasta que comienza sus parlamentos que siguen siendo sencillos, pero en su sencillez encierran una elegancia en el decir y en lo que dice, que inmediatamente percibe uno que se halla ante un ser excepcional. Y así lo demostró en todo lo que hizo y  dijo. desde el momento que comenzó la presentación. Luego supe que es Catedrático en la Universidad de Querétaro. Lo único que no le hace justicia, con todos los respetos para su progenitor, es el apellido. Ya que de Rascado, solo tiene eso, la herencia de su padre, porque su porte y todas sus actitudes, son puras caricias.

img-20181203-wa0033-5661112787073140828.jpgGracias, Javier, por lo que hiciste en pro de mis libros que te estarán siempre agradecidos, al igual que su autor.

Reiterando mi agradecimiento a Ofelia y a Manuel, su paciente esposo que, en todo momento supieron estar serviciales, amigos, cordiales. colaboradores, en fin, comportarse como lo que son, unas grandes y buenas personas.

img-20181203-wa0038-11787826891510809528.jpgA Sariña, quien no conforme con poner a nuestra  disposición, deliciosamente acondicionado el local, nos hizo llegar bebidas y aperitivos para para deleite de los asistentes.

img-20181203-wa00718205194307302822615.jpgEn esta presentación tuve las dos personas más representativas de mi viaje a México: Doña Carmen Gulías (94 años) y una niñita de 2 meses. Ambas en la fotografía que encabeza este escrito.

CARTA DEL CAMINANTE A UN AMIGO

Querido Dani: Estoy convencido que en estos momentos estás jugando conmigo. ¿Por qué? Sencillamente porque ya te había escrito una carta larguísima y llena de conceptos Teológicos y filosóficos y al tocar un botón indebidamente, se me borró todo. Estoy seguro que fuiste tú, en pago a que nunca acerté con el picante en las gambas al ajillo que nos tomábamos aquí en eta tu casa de los Cotiños. No tengo que decirte que el motivo de escribirte estas líneas, no es otro que, si estuvieras en este mundo terrenal, cumplirías 23 años. Somos tan egoístas, querido amigo, que nos creemos dueños de todo y cuando alguien se lleva algo, pensamos que nos lo roban. No nos damos cuenta que no posemos nada y nada nos pertenece. Eso les ocurre a tus padres, a toda tu familia que te quiere. A mí que te quiero, pero es por eso, porque somos unos inconscientes. Y encima sufrimos. Lo que sí te pido querido amigo, es que seas nuestro valedor y nos ayudes a ser mejores personas y que al fin podamos estar contigo. siendo dignos de gozar la Eterna Luz. Esto de aquí abajo, acaba pronto, por eso que tú gozas es tan maravilloso, porque dura siempre. Cuando le digo a los que no tienen mucha idea de lo que significa la eternidad, se asustan. Le cuento lo que dice San Ignacio de Loyola en uno de sus libros. Escribe él:”Figúrate una bola de bronce del tamaño de la tierra. Una hormiguita caminando sin cesar sobre ella. La llegará a desgastar y la eternidad sigue” Eso sí merece la pena. Esto de aquí abajo, se pasa en un “pisplás”. Gracias, querido Dani por el ejemplo de luchador que nos dejaste y por los buenos ejemplos que nos mostraste con tu comportamiento. No te olvides de mi ruego:Ayúdame a ser mejor persona y así pueda compartir contigo toda esa eterna felicidad gozando de la Luz. De buena te has librado que se me borrara la que te había esrito. Tenías para rato.

MÉXICO RECIBE A UNO DE TANTOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS.

      7b42a7bb-d045-41e5-9d29-38f46e5a767b                                                                                                                                                            CÓMO PODRÍA YO, NO ESTAR ENAMORADO DE LA VIDA?8ac1925c-97c6-4e47-b368-5d71ad99b88b (1)         VISTA DE UNA PEQUEÑA PARTE DE MÉXICO, DESDE 11.000 METROS DE ALTURA

Aunque fuera yo el egoista más depravado engendrado en vientre de mujer, no podría por menos que estar enamorado de la vida con toda mi alma, por todo lo que ella, la vida me regala. Escribo este breve artículo desde la nación hermana, República de México donde acabo de llegar para presentar mi obra literaria a las gentes que las quieran conocer y muy particularmente, a mis hermanos gallegos, de manera especial a los hijos de nuestra tierra orensana que los vio nacer y que  hoy, por mor del destino, residen en esta nación hermana, a la que, además de su cariño le ofrecen su voluntad, inteligencia y capacidad de trabajo, contribuyendo con ello a su engrandecimiento y ella, en justa recompensa, los reconforta con una vida de mayor calidad. Escuchando a unos y a otros,2d678734-e27e-42bb-b17b-3899e61d5628 es difícil saber dónde nació cada uno de ellos por los sentimientos de afectos que los unen.  Si será de justicia mi agradecimiento a la vida  que nada más pisar tierra en la Capital Azteca y cumplir con los rutinarios controles aduaneros, a las 4,50 de la mañana, nos esperaba en la puerta de salida, Don Florencio Gulías Barros, el mismísimo Presidente del Centro Gallego de la Ciudad de México y su colaborador en los quehaceres que conlleva su trabajo en el Centro, el Sr. Ferradás. En su vehículo nos trasladó a un hotel de su propiedad brindándonos hospedaje gratuito, durante toda nuestra estancia,475518d2-ce61-4f0f-896e-35fc61c16fbe en este maravilloso país A su gesto de caballero y gran persona tengo que unir la impagable recepción que nos hizo Doña Rosa Lamas Ogando (Rosiña para los que la730c8494-d591-4d4c-97c7-c5404952f53c queremos) y su esposo, reconocido y cotizado Arquitecto Don Juan Gandarela Vecoña, quien dejando sus profesionales obligaciones, ambos los dos, nos llevaron a  visitar lugares emblemáticos, tanto en la misma ciudad como en sus proximidades. Tanto al Sr. Gulías como al matrimonio Gandarela-Lamas vaya nuestro más profundo01411ac6-b4c3-4caf-ba15-d4b7593472e1 agradecimiento, el mío y el de mi eficiente e incansable Manager, Ana Rodriguez Muradás. En sucesivos días iremos testimoniando nuestro agradecimiento a todas las personas que nos demuestran su afecto sincero que agradecemos de todo corazón.5647eec4-b52c-47c3-ac59-cc01c55191ffEstoy totalmente convencido que se han percatado mis entrañables lectores, que no cito ningún nombre de los maravillosos lugares visitados. Es sencillamente porque aún no me los he aprendido por su compleja denominación, pero estoy en ello.

 

 

EL CAMINANTE SE DESCONOCE A SÍ MISMO

img_20181107_170629998_hdr-1713553238867612504.jpgNo siempre uno da crédito a lo que lee o estudia. No importa de quién venga el pensamiento, para poner alguna objeción al todo o a gran parte de ese todo. Veamos: KHALIL GIBRAN dijo que nuestros hijos no son nuestros, los hemos criado para la vida. Tal vez no sean esas mismas palabras, pero sí lo es su contenido. En efecto, así lo entendía yo y sigo entendiéndolo a lo que a los hijos habidos en mi matrimonio se refiere. Lo que yo no sabía, era que a los hijos emanados de mi imaginación y situados en el papel, o sea, mis libros, iban a descubrir en mí unos sentimientos totalmente novedosos. Ayer, se presentó en mi casa un furgón para transportar una buena parte de mis libros, camino de México. Hasta ahí, todo bien. Dentro de unos días me voy allá a presentarlos y todo me resultaba de lo más natural. Ah, pues no es así. No señor.img_20181107_170552216-162125167182943554.jpgMientras cargaban las cajas, comenzó a moverse allá, en los adentros de mi estómago, algo parecido  a un hormigueo que me hacía sentirme incómodo. No entendía la razón ni, por más que la buscaba, la podía localizar por parte alguna. Sin embargo, la respuesta no se hizo esperar, vino sola, sin mayor esfuerzo por mi parte, cuando el furgón cerró su puertas con las cajas de mis libros dentro, y comenzó a subir la cuesta llevándolos lejos de míimg_20181107_170718215_hdr7642646912674457394.jpgEntonces, el hormigueo dejó de ser tal y sus consecuencias se reflejaron en la humedad que comencé a sentir en mis ojos y en la garganta se me produjo un nudo que impedía que la saliva pasara por ella. En aquel furgón se llevaban mis  libros, mis hijos, salidos de lo más profundo de mis sentimientos y creados con la capacidad de amar que puse en la palestra de su concepción. Se los llevaban para nunca más volver a esta su casa. Quise echar mano del raciocinio, pero no tuve respuesta. Me dolía en el alma desprenderme de mis libros, de mis hijos.   No me consolaba que dentro de unos días volveríamos a reunirnos. No, no bastaba esa reflexión. Estaba seguro que nada sería igual. Nuestro lazo, que yo siempre consideré indisoluble, se estaba rompiendo de alguna manera. ¡¡Qué complicados somos los seres humanos!! Somo capaces de crear problemas en cualquier momento y basándonos en las más insignificantes nimiedades. Con lo sencilla y bella que es la vida si nos dedicáramos a vivirla y disfrutarla como ella se nos brinda.