EL CAMINANTE: BAÑO DE CULTURA EN EL BARRIO DEL CANIDO (FERROL)

Ftografía de mi persona tomada por

Eduardo Hermida que la convierte en obra de arte

Nos llamaron mi hija Beatriz y su esposo. La cita era en Ferrol. Mi esposa y yo, aprovechando que goza ella de unos días de vacaciones en su trabajo, no podíamos faltar a la cita. A las doce del medio día nos encontramos en el lugar indicado. Sin ambages nos revelaron la razón que motivaba el encuentro. Aparte del placer de compartir unas horas con ellos, motivo sobrado para vernos, existía otro de un valor incalculable, cual es gozar contemplando Arte. Sí, con mayúsculas. El barrio del Canido de Ferrol hace no muchos años, menos de treinta, era un núcleo urbano como el de cualquier ciudad de poca población. El Canido lo habitaban unas 800 personas. Sus edificios eran casas de una planta, a lo sumo dos. Sus gentes, la mayoría trabajadores humildes sin otras aspiraciones que seguir la diaria rutina del trabajo y unas cuncas de vino en las tabernas que son el fiel reflejo de su clientela. Claro que eso lo podían hacer los hombres. A las mujeres le tocaba el cuido del hogar, hijos y demás quehaceres propios de su sexo, como se decía a la sazón. A Eduardo Hermida, un joven de veintitantos años, vecino de Canido, artista por naturaleza, se le ocurre la feliz idea de crear un incentivo para que su barrio, en el lugar más elevado de Ferrol, siga manteniendo la grandeza de lo humilde compartiéndola con la sublimidad del Arte. Curándome en salud, antes de narrar lo que Eduardo ha conseguido, me remitiré a una persona que le conoce muy bien y dijo refiriéndose al gran artista de Canido: «…Describir a Eduardo Hermida es tanto como pretender la cuadratura del círculo.» Por todo ello solo diré que Eduardo nació para el arte. Tan cierto es lo que digo que él apenas pinta con espátulas, pinceles o brochas. No, es tan personal su expresión realizando sus creaciones, que siente la necesidad de realizarlo con sus manos. Eduardo Hermida no es un artista, él es el propio arte expresado en lienzo, madera o cualquier superficie que se le ponga por delante. Hasta su verbo fértil, sencillo y con matices perfectamente definidos, se hace arte explicando toda la grandiosa obra que ha conseguido plasmar en las paredes de los edificios de su entrañable barrio que antes de llevar a cabo su magna obra, lo componían, como digo al principio, 800 personas y hoy sobrepasan los 11.500 habitantes. No se reservó para sí el protagonismo de su genial proyecto, sino que involucró a compañeros de todas las latitudes que sin dudarlo un instante se aprestaron a colaborar en su ejecución.

¿Cómo surgió la idea? Tenía que basarse en el arte de la pintura. Para él el arte supremo del color y la imagen se refleja en Velázquez. Del pintor sevillano nada tan grandioso como Las Meninas. Composición, originalidad, color, figuras, luces y sombras, todo ello le embriaga. Y como gallego enamorado de su tierra estudia hasta la saciedad el lienzo de Don Diego y descubre que dos de las Meninas son gallegas. No hizo falta más. A los artistas que se prestaron a colaborar les puso como deberes, llenar El Canido con los personajes de Las Meninas de Velázquez. Y el barrio situado en lo alto de Ferrol, se llenó de pintura, de canciones, de música, de alegría de vida en definitiva. Por doquier se respiraba a humanidad transformadora, sin perder la propia identidad de lo que ya es. En los días que dura la manifestación del arte, la ciudad de más o menos 60.000 habitantes, se multiplica por dos y todo gracias a la iniciativa de un joven inquieto y creador que obra el milagro.

Una pequeña muestra del grandiosa obra pictórica que enaltece el Barrio del Canido de Ferrol. En una de las imágenes mi esposa con el artista, igual que la siguiente, en el estudio de Eduardo. Tan magna obra solo se puede gozar visitándola.

EL CAMINANTE: LA VIDA ES DEMASIADO GENEROSA CONMIGO

Llevo unos días que no me da tiempo a repetirle GRACIAS, a la Vida que me regala demasiada situaciones de una belleza increíble. Sobre todas ellas, el amor de mi esposa, de mis hijos, de mis nietos y, de una manera muy especial, el vuestro, queridos amigos que estáis conmigo en todos los momentos. Es muy difícil que podáis comprender, si no tenéis mi edad, lo que se siente viviendo estos instantes como los que estoy disfrutando. No, por capacidad, estoy seguro que cualquiera me puede superar, sino por el tiempo vivido. A los ochenta y seis años que estoy a punto de cumplir las sensibilidades tienen otra dimensión totalmente desconocida hasta que los vives.

El sábado pasado, dieciséis, me otorgaron el título de CABALLERO DE LA ORDEN DEL CAMINO DE SANTIAGO. Esta Orden tiene su origen allá por el año 1117. Su misión comenzó siendo la protección de los Peregrinos que hacían el Camino para visitar a Santiago Apóstol en su Sepulcro en la ciudad de Santiago de Compostela. Algún día os daré toda clase de detalles para satisfacción de los que les gusta leer para saber y ser más libres. Ese reconocimiento me obliga a mucho, sobre todo a ser mejor persona. ¡ Ardua tarea la que me impone! Al menos lo intentaré y seguro que con vuestro apoyo algo podré conseguir que EL CAMINO DA GEIRA E DOS ARRIEIROS que pasa por Beariz, al menos en el tramo nos afecta, sea un Camino digno.

Antes de ayer, viernes, con la maravillosa aportación de Lorena, mi esposa, quien es la artífice de todos los detalles que complementaron el evento, Manolo Prado, nuestro Alcalde y, como digo al principio, vuestra valiosísima presencia, presentamos mis dos últimos libros publicados: LA FUERZA DE LOS HELECHOS y SUSURROS DESDE MI ATALAYA. La asistencia de los que presenciasteis, no pudo ser mayor. Tanto en espléndido salón donde se expusieron los libros, como el que utilizamos para saborear los exquisitos productos que nos sirvió COREN, regados con los incomparables caldos, del Ribeiro, estaban a rebosar. Todos gozaron a plenitud, pero el que estuvo a punto de salir corriendo fue este Niño que llevo dentro. Ni él ni la casa que le cobija, cabían en sí por lo que estaban disfrutando.

Gracias sinceras y emocionadas a todos los que fuisteis. Y gracias, no podía ser menos, a los que os disculpasteis por no asistir. Incluso, también gracias a los que no presenciasteis el acto porque estoy seguro que otras actividades os lo impidieron.

EL CAMINANTE: NO LE PAGO A LA VIDA TANTO COMO ME REGALA.

Son tantas las sensaciones que experimento ante lo que me está aconteciendo, que me es harto difícil poder expresarlo. La Vida es demasiado generosa conmigo. No soy merecedor de tanto como me regala. Me falta capacidad para poder agradecérselo. A lo que llamo Vida, no son otros que vosotros, queridos amigos seguidores de mi vivir. Vosotros que con vuestro cariño, expresado de infinitas maneras hacéis que este humilde aldeano de Beariz disfrute de tantas y tan bellas situaciones que tendría que vivir muchísimos años para poder corresponderos. Habréis observado, más de cuatro ya me lo han expresado, que estos últimos días, no compartí momentos con vosotros. La razón no es otra que estas últimas jornadas, estuve sujeto a un régimen de comportamiento, totalmente dedicado a lo que las normas marcan para alcanzar el maravilloso título que reza en el siguiente DIPLOMA.

Gracias de todo corazón.

EL CAMINANTE: EN EL HOMENAJE AL ESCRITOR ANTÓN LOSADA DIEGUEZ.

Los vecinos de Boborás, con su eficiente Alcaldesa Ana Patricia Torres Madureira, a la cabeza, rindieron homenaje a su hijo predilecto, el insigne escritor Antón Losada Diéguez. Refrendaron este homenaje las autoridades provinciales y de la Xunta, el Vicepresidente de la Diputación, don Rosendo Fernández, el Conselleiro de Cultura don Román Rodriguez y otros representantes de diferentes estamentos tanto de la Xunta como de la Diputación y del municipio. Comenzaron los actos con la celebración de la Eucaristía con la presencia de una nieta del escritor y una numerosa concurrencia de vecinos y admiradores de la obra literaria de Antón. Las voces de la Coral del Casino de Carballino amenizaron la Santa Misa terminando con el Aleluya del Mesías de Haendel. Tan bellos resonaron los cantos en la Capilla de Moldes, aldea en la que nació el celebrado escritor que, en los rostros de todos los asistentes se reflejaba el placer de escucharlos. Es de resaltar una muy breve, tan breve como bella interpretación de una niña de siete años, hija del director de la Coral.

A continuación los asistentes se llegaron a la que fue casa de la familia Losada donde se hicieron entrega de los premios literarios Antón Losada a los ganadores de los años 2020 t 2022.Terminó la jornada con un sabroso ágape en el incomparable paraje de la «carballeira» amenizaba por un grupo de gaiteiros que hicieron las delicias de la numerosa concurrencia.

Una vez más la Alcaldesa y Diputada Patricia Torres dejó constancia de su gran calidad humana tanto en su vertiente como anfitriona y la no menos en la cultural.

EL CAMINANTE: REGRESO AL DULCE HOGAR, REPLETO DE TODO LO VIVIDO Y CON ÁNIMOS DE MEJORARLO

Qué bello regresar a casa después del deber cumplido. Cinco días en la Feria del Libro de Madrid, recibiendo muchísimas visitas, felicitaciones, reconocimientos, algunos inmerecidos, y cómo no, consiguiendo que muchas personas lleven a sus casas dos de mis adorables hijos. LA FUERZA DE LOS HELECHOS y SUSURROS DESDE MI ATALAYA, os puedo asegurar dos cosas:

El niño que llevo dentro, viene exultante, dando brincos sin parar, el hombre que con mucho amor lo soporta, también regresa pletórico. Y lo que es mejor, ambos sonriendo y pensando en que el viernes repetiremos en la Feria del Libro de Orense, en la caseta de la Librería Nobel.

Es de resaltar la calidad humana de todos los interesados en adquirir algún libro. Todos, hombres y mujeres, muestran respeto y sonrisas en las preguntas que hacen sobre los contenidos de los volúmenes que les interesan.

Esa actitud y el placer que experimentan la mayoría de los autores, viendo el interés que muestran por lo que escriben, hacen que las horas en las casetas se conviertan en momentos de valores inolvidables.

Es de resaltar el hecho de que sean mujeres y muy jóvenes en su mayoría, las más interesadas en la compra de libros. Como digo al principio, el viernes estaremos en la Feria del Libro de Orense en la Caseta de la Librería NOBEL. Allí os espero.

EL CAMINANTE: EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Se han cumplido con creces todas las expectativas. Os decía, hace muy pocos días, que me encontraba algo preocupado ante lo que se me avecinaba: Presentar dos de mis libros, LA FUERZA DE LOS HELECHOS Y SUSURROS DESDE MI ATALAYA, en la muy importante Feria del Libro de Madrid. Ayer, día cuatro le tocó el turno al primero. Queridos amigos, cuál no será mi satisfacción al ver que antes de la hora de cierre, se habían agotado todas las muchas existencias que había presentado la Editorial para el evento. Me vi obligado a prometer a las muchas personas que no pudieron llevarse su libro, que dejándome su dirección le haría llegar los ejemplares que desearan, a su propio domicilio. Entre la numerosísima concurrencia, todos merecerían una especial mención. Siendo ello, de todo punto imposible, citaré a personas que exprofeso vinieron desde Asturias, Cuenca y otros lugares de España. Un grupo que

produjo un extraordinario momento de emoción fue el de varios miembros, un hijo, nietos y bisnietos del prohombre que coprotagoniza la novela, DON ANTONIO CAMACHO. Este insigne caballero realizó una obra tan encomiable que, no solo

merece la mención extensa que hago de él, sino que, por justicia, hará falta que algún día se escriba un voluminoso tomo reconociendo su bonhomía. Os seguiré contando más. El día seis a las siete de la tarde comenzará su andadura SUSURROS DESDE MI ATALYA. Muchísimas gracias

por vuestra aportación, muy especialmente a mi esposa Lorena, a mis hijos y nietos y a los que, realmente, conseguís que este niño de 85 años que vive dentro de mí, siga comportándose como un impulsivo rapaz de (poner los años que deseéis…, yo no me atrevo) GRACIAS, MUCHAS GACIAS.

EL CAMINANTE: LAS ILUSIONES NO ENTIENDEN DE EDADES

La razón del título que encabeza estas líneas, no es otra que revelaros algo tan sencillo como que, las ilusiones forman parte indisoluble de nuestra esencia de personas. Estoy tan nervioso como el día de mi presentación, siendo un niño, en el Instituto de San Isidro de Madrid, para examinarme de Ingreso y Primer Curso de Bachillerato. A mis ochenta y cinco primaveras vivo idénticas sensaciones como las que vivía allá por los finales de los años cuarenta del siglo pasado. Todo ello por qué. Sencillamente, porque hoy dejo mis entrañables Cotiños y salgo para la Capital del Reino. El sábado a las cinco de la tarde en la Caseta 301 de la Feria del libro de Madrid, firmaré mi penúltima novela. Y el lunes a la siete en la Caseta número 298 de la misma Feria, presentaré mi último libro en el que están dos novelas, de poco más de cien páginas, una de ellas, y de ochenta y cinco la otra. Completan el volumen nueve relatos cortos. Confío que las unas y los otros cumplan los objetivos para los que fueron creadas/os. Os invito y ya agradezco que me acompañéis en tan ilusionantes momentos. GRACIAS anticipadas.

A %d blogueros les gusta esto: