DICE EL CANTAR POPULAR……

Dice el cantar popular: Hasta los pinos del campo/ Nacen con su inclinación. / Unos para hacer de Santos/ Y otros, pra ser carbón. Mi inclinación, al nacer, derivó en la línea de tener que pedir disculpas por mis incumplimientos a lo que prometo. Dije en varias ocasiones y me reiteré en ello, que todos o casi todos los días escribiría algo algo en mi Blog. Pero es tanta mi incompetencia y falta de capacidad para realizar lo que tengo que hacer, que el tiempo no me rinde lo suficiente. En estos días he tenido la fortuna de recibir en Os Cotiños, o sea, en esta vuestra casa, a uno de mis nietos, con unos amigos suyos de allende los mares. Concretamente proceden de Rochester, en el Estado de Nueva York.  Con el fin de hacerles la vida más agradable y mostrarles los encantos de esta tierra privilegiada, me dedico en cuerpo y alma en intentar conseguirlo. Los demás comentrios huelgan. Sus horarios son tan diferentes que cuando toca dormir…. y cuando toca comer……Total, mis queridos lectores no pasan al baul de los recuerdos, pero el tiempo y el momento para decirles que les quiero, nunca está en el lugar preciso.

Sin haceros promesas que luego no cumpla, no os digo que en los próximos días, cuando de nuevo me quede solo, ohs  haré partícipes de varias buenas nuevas de mi vida, que me encantará compartrilas con vosotros. Perdón y gracias por vuestra comprensión.

Anuncios

¡¡¡¡GRACIAS, GRACIAS GRACIAS!!!!

20160619_102419.jpg       Muy queridos todos: Sin presunciones gratuitas, de los que nos tratamos con cierta familiaridad, posblemente sea yo el que nací primero.  Si alguien puede demostrarme lo contrario, me encantaría nos lo dijera. Creo que lo comenté alguna vez. El 28 de Septiembre de 1.936, una bella Dama dió a luz un hermosísimo niño. Sí, sí.hermosísimo, según lo dicen los papeles. Luego la vida se encargó de estragarlo, pero en los principios, así era. Hasta tal punto es cierto que las vecinas le decían a mi Mamá que me pusiera sal en la frente, cuando me sacara a la calle, con el fin de que no me echaran mal de ojo las gentes envidiosas. Esa era la creencia. Sal en la frente para que las brujas no me maldijeran. Pero no es de mis encantos de lo que he venido hoy aquí, para decir esto, sino para daros las gracias por lo afortunado que me haceis leyendo mis escritos. Me encuentro con un montón de personas que ahora vienen al pueblo a pasar el verano y me esponjan el alma diciendo que me leen. No podeis imaginaros lo que supone a ciertas edades, de ahí viene lo del nacimiento, que hagas algo que los demás lo tengan en cuenta. GRACIAS  de todo corazón. A los que “os gusto” o de alguna otra manera me expresais vuestros sentires. A todos.  Os quiero. Muuuuuuuuaaaaaaaa, para vosotras. Para vosotros un fotíiiiiiiiiiiiiiisiiiiiiiiimo abrazo

CUANDO LO NORMAL SE CONVIERTE EN EXTRAORDINARIO

            Hace unos días, un amigo me invitó a su cumpleaños. Conmo es natural, acepté gustoso. Para evitar trabajos extras a su esposa y a él mismo, lo celebró en uno de esos salones tan abundantes en nuestra geografía. Sí habría unas cien personas en la reunión. Camareras y camareros atendían a los invitados, ofreciendo toda clase de aperitivos y bebidas. Cuando lo consideraron oportuno apareció en escena un grupo de músicos que comenzaron a interpretar melodías propias de los prolegómenos de una posterior expresión de danza colectiva. El ambiente era de lo más agradable. Bellas damas luciendo ropas de lo más variado y caballeros que no le iban a la zaga en apostura y vestimenta. Casi toda la concurrencia la componían parejas de diferentes edades. Eramos pocos los nones, entre los que me encontraba. La esposa de mi amigo tuvo la gentileza de convidarme a bailar con ella una de las piezas, a lo que, con mucho gusto, accedí. Ese fue el inicio de varias invitaciones que otras gentiles señoras me hicieron. Bailé con todas las que me daban la oportunidad de hacerlo. Entre las damas a las que no le ví pareja, había una joven que, por su aspecto, no debía pasar de los cuarenta. Por su porte y excepcional belleza, había llamado mi atención desde el principio de la reunión. Su ajustada y reducida falda, permitía ver unos muslos que al mejor escultor le costaría tornear. Su rostro era un compendio de atractivos complementos, para convrtirlo en un poemario de  belleza. Destacaban unos negros ojos que, a pesar de su color, iluminaban sus facciones morenas. En esa contemplación me hallaba yo, en un rincón del mostrador,  mientras daba cuenta de una copa de Albariño..   De pronto, la joven dama,  me sorprendió invitándome a danzar con ella. Con sumo gusto acepté su invitación y los dos pusimos todo nuestro saber, en ahcerlo lo mejor posible. Ella me sacaba media cabeza. Yo la doblaba en años. Era lo único en que le ganaba. Cuando sentí aquel busto, de proporcionadas medidas , junto a mi pecho, noté cómo mis pulsacioens se aceleraban. Su cuerpo y el mío se fundieron en uno solo. La pieza que había escogido la orquesta era la apropiada para aquel idílico momento. Por arte de birlibirloque, aquel salón se convirtió en una isla desierta, donde dos seres, los únicos habitantes que la poblaban, se dedicaron a convertir un momento de sus vidas, en algo maravilloso que los llevó a los espacios infinitos de lo etereo, que, a pesar de serlo, es patrimonio del humano vivir. Nunca sabré si los músicos alargaron la composición que estaban interpretando o si apenas duró unos segundos. En la vida de las pesonas hay momentos inmedibles. Lo importante es vivirlos.

Gracias Bella Dama. Por donde quiera que vayas, siempre te acompañará el recuerdo agradecido de un hombre al que le regalaste unos instantes de tu maravillosa existencia.

 

¡¡QUÉ SOMBRA SANTO CIELO!!

Esta mañana me hice el propósito de visitar varios lugares de los que tengo los mejores recuerdos de mi niñez. Cargué sobre la mochila alimentos suficientes para aguantar toda la jornada fuera de casa. Por supuesto que no llevaba el propósito de hacer ninguna heroicidad, sino  visitar y gozar con los recuerdos de los momentos vividos en esos parajes citados. Además de la mochila y un bastón para asustar los perros, mi única compañera, mi sombra. En cuanto me puse en camino, ella se colocó delante, retándome a que la alcanzara. Para que ello no fuera posible, estiraba las piernas a tope, obilgándome a que yo forzara mi hábito de cada día.20160619_201307.jpg

Así recorrimos buena parte del camino. Hicimos las paradas que consideramos necesarias. Yo pensaba que el cansancio solamente me afectaba a mí, pero, según pasaban las horas y las subidas y bajadas castigaban mis piernas, también la sombra se vió afectada y en vez de seguir desafiándome a que la alcanzara, tomó la decisioón de colgarse de mi cuello y así evitar su cansancio sin preocuparse de lo que yo pudiera sufrir. Puro egoismo.

20160608_135000.jpg

Como el que gastaba las energías era yo y solamente yo, cuando terminamos de visitar el último de los parajes que me apetecía recordar, los dos, mi sombra y yo decidimos regresar al dulce hogar. Otra vez mi sombra sacó a relucir su mala intención. Como la mayor parte del desgaste lo había hecho yo, ella se encontraba tan fresca,  de nuevo, se colocó delante de mí, invitánome a que la siguiera. Me recordaba al comportamiento de las vacas cuando las llevábamos a pastar a parajes donde los pastos no eran demasiado buenos y a la hora del regreso a las cuadras, sabiendo que en los pesebres las esperaba el reconfortante eno, aceleraban el paso de tal manera que no había manera de alcanzarlas. Luego se extrañan algunos cuando digo que no tengo amigos. Si, ni de la propia sombra se puede uno fiar.20160619_194426.jpg

LOS PAPO RUBIO Y LOS PICO AMARILLO NO DAN ABASTO

PAPORUBIO

Los padres y las madres trabajan a destajo y la bolsa donde tengo que ponerles la comida, para que no se moje, por culpa de la recalcitrante lluvia, baja el nivel de forma alarmante. Se nota que las proles de ambas familias son abundantes y  sus padres para atenderlos a todos hacen continuos viajes a mi ventana. Si no lloviera tanto, tendrían otros sitios donde conseguir alimento, pero con las condiciones meteorológicas reinantes, o vienen a la despensa de “Papá Balboa”, o las pasan canutas. Hoy, para que lo tengan más fácil, les puse, al lado de la bolsa, un trozo de pan desmigado, con el fin de que en cada viaje lleven más cantidad y puedan abastecer mejor a los pequeñuelos. Quienes vienen más veces son papás Papo RubioMIRLO NEGRO.

Aunque tampoco Pico Amarillo y su compañera, se duermen en los laureles. Por lo que estoy observando, Pico Amarillo no da la comida de pico a pico y la debe depositar en el nido para que después la mamá se la reparta. Digo eso porque cuando lleva la comida, a los pocos segundos, lo veo y lo oigo cantar en el alto de la chimenea de la casa vecina. A ver si cambia ya el tiempo y la situación se normaliza. Falta hace para bien de todos. Porque, desde que encontré al pequeño Papo Rubio muerto hasta hoy, los hermanos deben estar en condicones de volar pero la lluvia es quien se lo está impidiendo. Seguro que es así. De todas formas es admirable lo que hacen unos padres por sus hijos. Cuánto tiene que aprender la especie humana pensante de esa otra que dicen los que saben de ello, que no piensan. Tal vez tengan razón que no piensan, pero yo, desde mi total ignorancia digo y afirmo que aman de una forma encomiable.

UNA ILUSION QUE SE HACE REALIDAD

            ¿QUÉ QUIERE DECIR EL AUTOR EN UNO DE TANTOS?

                                                 SINOPSIS

UNO DE TANTOS, intenta ser un libro sin ambiciones fuera del contexto de lo cotidiano. Sus aspiraciones están dentro del ámbito del vivir de cada día, en el seno de una familia que lucha por la unión de todos sus miembros y con ello atraer hacia su manera de entender la vida, a todos los que puedan tener una relación de convivencia con ellos. En la actitud de los mayores, encuentran los jóvenes una manera nueva de abordar problemas que entrañan ciertas dificultades de solución. Sin embargo, ello no es tomado como modelo en sus comportamientos, sino que sirve como ejemplo para encontrar soluciones más en consonancia con los momentos que se viven. El protagonista, persona inquieta, donde las haya, escogió la compañera ideal, o ella lo escogió a él, o el destino los unió a ambos, he ahí el eterno problema sin solucionar hasta hoy, para dar sentido a las inquietudes que sus caracteres generaban, para beber la vida con avidez, por el enamoramiento que ambos tienen de ella.. En los principios, el niño puede parecer un ente pasivo que en nada aporta a su devenir. Nada más lejos de la realidad. En su infancia, comienza a guardar en su poroso cerebro todas las enseñanzas que sus mayores, algunas veces, sin darse cuenta, van sembrando y que después serán los puntos de apoyo para la toma de decisiones que jalonarán su existencia. Ambos, el matrimonio, la primera condición que colocan en su camino, es no poner barreras al viento. De ahí que llegaran a vivir en 32 ciudades, varios continentes, diferentes países, 37 viviendas sin que apareciera en su toma de decisiones, la mínima queja, por todo ello. La única razón que impulsaba esa actitud, es la capacidad de adaptación que tienen para ello, emanada del sentido familiar heredado y que ellos acrecentaron con sus cuatro hijos. No todo fue un camino de rosas. Muchas veces hubo que echar mano de las tijeras de podar y limpiar las espinas. Pero si uno aguantaba la rama y el otro cortaba las púas, en plena colaboración, las flores podían adornar la mesa sin que los daños pasaran de ser unos imples rasguños que inmediatamente cicatrizaban. El cauterizador, no era otro que el amor profundo que reinaba en el núcleo familiar. Eso sí. El mayor aporte procedía del Ama. Ella sabía cómo evitar y, en el peor de los casos, curar cualquier herida que se produjese. Tanto así, que, después de 10 años de su partida, su labor sigue vigente en todos los miembros de la familia. Y, lo que es mejor, por el ambiente que se respira, sin tener aspiraciones de pitoniso, seguirá así por muchos años.

HACIENDO DE HORMIGUITA

Ni por lo más remoto intento emular a la siempre eloguiable y admirada hormiga. En este caso lo hago única y exclusivamente para justificar una actitud que, a lo mejor, no tiene justificación. En estos moentos intento subir a mi Blog este comentario y puedo asegurar a mis fieles e inmerecidos lectores, que estoy agotradao. ¿La razón? Ahí va. El Invierno pasado, alencednder el hogar, me costaba Dios y ayuda. La leña estaba húmeda o mojada. Prendía mal y cuando lo hacía, en lugar de desprender calor, lo que hacía era echar humo negro y malquemar los leños.Todo ello me sucedió porque los suministradores de la leña me tomaron el pelo vendiéndome madera verde o mojada.20160608_233444.jpgEste año para evitar todo lo narrado me he preparado una porción de troncos. Los tengo expuestos a los calores del iniciado verano y según se van secando, los pongo a buen  recaudo en la leñera, construida al efecto. Al igual que hacen las hormiguitas en el buen tiempo, para que, cuando vengan mal dadas, tener la despensa llena. Como es fácil de suponer, todo eso conlleva un esfurzo complementario a los cotidanos quehaceres. Labores domésticas, compras, caminar un mínimo de 10 kilómetros para mantener el orden preestablecido, etc. etc.. Creo que después de lo expuesto comprenderán mis sufridos compañeros de viaje, en este maravilloso camino de la escritura y la lectura, que llegadas las 11 de la noche, hora en que la luz solar deja de iluminar los paisajes gallegos, este humilde servidor vuestro, próximo a cumplir los setenta y diez esté solo para irse a la ducha y desde el refrescante aguacero, introducirse entre las suaves sábanas que con tanto cariño me reciben cuando me arropo con ellas. Quisiera seguir pero…….El año pasado hioce un poco de  cigarra y…..Buenas noc………..