EL CAMINANTE NA INSUA DOS POETAS

          Sé que lo he dicho muchas veces, pero no puedo resistirme a repetirlo si el hecho lo amerita. Hoy he sido invitado a un evento que enriquece mis inquietudes de saber un poco más y leer en los libros del tiempo, de las brisas, de los calores, de los robledales, y donde quiera que brote la palabra de los que más saben de ella. Fue muy enriquecedor el momento vivido. Sin pretensiones de futurista, lo esperaba. Lo que no había previsto es un regalo muy especial que la Vida me tenía reservado: el encuentro con una criatura maravillosa, con cuerpo y alma de mujer, alas de ave de altos vuelos y sensibilidad de sirena adorable. Niña y mujer, recia y sutil con la ductilidad de las mariposas y el recio volar del azor. Todo ese maravilloso contenido es Soco y Ella, allí estaba, frente a mí.img-20190720-wa00083601737064360376820.jpgLa empatía mutua no se hizo esperar. Su mirar franco, su rostro del que emanan efluvios de sinceridad espontánea que anula dobleces y recovecos. Su verbo fácil brota con la frescura del agua en manantial de roquedales de verde y frondosa montaña. Su mirar luminoso anula cualquier atisbo de sombras que quieran oscurecerla. Sorbe la vida con avidez, ansiosa y preocupada de que ella se quiera escapar. No se lo permite, no le da tiempo sintiendo pánico de que su paso sea raudo y no pueda percibir su brevedad. La bebe,img-20190720-wa00075452346912593961576.jpg saborea y se siente feliz haciéndolo. Y, lo que es mejor, hace felices a quienes le brinda el honor de propiciarlo. Compartir con tal privilegiada y extraordinaria dama es, repito, favor que solo a seres afortunados les es dado. Una vez más, hijos, me rindo a la evidencia de la opinión de que vuestro progenitor es un ser “suertudo”. Mis oidos se enriquecieron con la escucha de la fuerza de las palabras y mis ojos, mi corazón y mi mente, fueron gratificados con prodigalidad. Gracias Vida por ser tan generosa con tu siervo.

Anuncios

EL CAMINANTE PASA DE LA PREHISTORIA AL HOY

img-20190708-wa00112626078181416923415.jpgDespués de admirar y rendir pleitesía al legado que nos dejaron nuestros antepasados en el “queso grouller” que son los montes de Cantabria, con sus vientres repletos de tesoros de valor incalculable, el Caminante comparte felicidad con un grupo de personas inolvidables. Ya comenté los simpáticos momentos compartidos con Mari Luz y Marian, hoy toca recordar lo que se puede hacer para divertirse, haciendo lo que hay que hacer, respetándose. img-20190708-wa00025574387858267747633.jpg

De nada nos conocíamos. Un factor común nos unía: el respeto. Algo de lo que adolece la sociedad actual es la comunicación. No es necesario traer a colación lo poco que se utiliza el lenguaje oral entre los miembros de la sociedad de hoy. Familias enteras sentadas entorno a una mesa y cada una con un móvil en sus manos. Parejas caminando en absoluto silencio sin  tener nada que decirse. Y así podría llenar infinitas páginas de ejemplos. El grupo del inserso que se congregó en estos pasados días en una pequeñaimg-20190708-wa00002529465789728654927.jpg piscina del Balneario de Puente Viesgo. lo componían unas quince personas. Una monitora o monitor, nos hacía cumplir una serie de ejercicios para que nuestra utilizada, que no vieja, naturaleza, se revitalizara. Con nuestra actitud positiva hicimos que los reiterativos ejercicios que a decir verdad, tienen poco de novedosos, se tuvieran, sin su menoscabo, un plus que era un relajante momento de risoterapia. Al principio, quien dirigía la tabla se resistía un poco, terminando por propio convencimiento, en director o directora de nuestros cánticos. ¡Qué remedio. …si no puedes vencerle, únete a él.img-20190708-wa00013840275919218416974.jpgPasamos unos días geniales, en los que demostramos lo fácil que es organizar una sociedad y conseguir los objetivos que te propongas si para ello utilizas el respeto a los espacios de cada uno, y todo ello, impregnado de una buena dósis de amor.

Gracias queridos amigos. Siempre os tendré en mi corazón. Abrazos a raudales.

EL CAMINANTE Y LA PREHISTORIA

img_20190704_234548474_burst000_cover3183488763570209885.jpgQue la montaña Cántabra es un queso grouller, lo saben todas las personas que directa o indirectamente tiene que veer con la historia de la Humanidad. Hoy estuve visitando las cuevas de Covalanas. Estas cuevas como sus hermanas de toda la Cordillera Cantábrica, datan de hace millones de años. Ponerme yo a dar datos o características de su morfología o cualquiera otra explicación que se me ocurriera, sería meterme en un laberinto que difícilmente podría salir. Nunca mejor empleadas las palabras “meterme y laberinto”, porque meterse hay que meterse, pero bien acompañado porque el laberinto está ahí., en las entrañas de esas montañas, cofre maravillosos de tesoros incalculables.img_20190704_2340227504426168250508440355.jpgEn los millonarios lienzos de esas oquedades, escribieron nuestros antepasados, con rasgos sencillos pero reveladores de historias maravillosas, sus inquietudes y vivencias. Digo que sería yo un insensato si…y aún siendo la ignorancia la madre de todas las osadías, solo de la mano de los expertos arqueólogos que nos las mostraron y las explicaciones que nos dieron, puedes llegar a la certera aseveración de que, antes de que los Hermanos Lumiere proyectaran las primeras imágenes en movimiento, ya, hace más de doce mil años lo hicieron nuestros antepasados con la disposición perfecta y cuidadosa de sus dibujos. Eso se muestra claramente en las cuevas de Covalanas.img_20190704_2342426685576527505817429814.jpgAl placer de lo que pude admirar, grandioso por sí mismo, tengo que añadir la feliz coincidencia que todo ello me fue mostrado por el verbo fértil y sapiente del Arqueólogo Xermán Darriba, gallego por más señas y mayor complacencia por mi parte.. Puedo asegurar y no miento que a través de sus palabras, había momentos que veía a nuestros antepsados de más de doce mil años, pintando los calizos lienzos de las profundidades cavernarias. Cuánta riqueza tenemos en nuestra bendita tierra y no le prestamos ni el mínimo de atención, siendo como es nuestra propia identidad de la que llevados de la más absurda ignorancia, nos empeñamos en ignorar.

 

EL CAMINANTE Y SU HERMANO BENITO

img-20190701-wa0002500457005100873424.jpgHoy, la esposa de mi sobrino Roldán, o sea mi sobrina Adriana me ha hecho unos obsequios que le agradezco como se agradece lo que se remite de corazón a corazón. El regalo puede parecer insignificante en su contenido, pero eso no es exactamente lo que para mí significa. Lo que mi entrañable sobrina me remitió, fueron dos fotografías de mi hermano Benito. Benito es, y digo es porque las personas que perduran en mi recuerdo y en mi corazón, jamás mueren, dejó este mundo hace tres años. Escogió Brasil para hacerlo, de ahí este reencuentro con algunas de sus vivencias. Él es el que aparece en la fotografía que encabeza este pequeño escrito.

img-20190701-wa00017918089851882223245.jpgEs muy difícil para mí escribir lo que quisiera, porque dos fuerzas totalmente opuestas se encuentran y a ninguna quisiera ver derrotada. Me explicaré: De plano se me ocurriría decir: maldita la hora que mi hermano tomó la decisión de marchar para Brasil y dejar a mi madre huérfana de dos de sus hijos. Uno acababa de fallecer en Venezuela y el otro se embarcaba para otros mundos. El sufrimiento de nuestra madre es indescriptible, como fácilmente se puede comprender. Con el añadido de que Benito era el amor, no solo de la familia, sino de toda la vecindad. Todas las madres quisieran tener un Benito en su familia. Como detalle anecdótico, baste con decir que nosotros, él y yo dormíamos en la misma cama. Nuestra madre en la habitación contigua. En pleno sueño, si mamá emitía un suspiro, era suficiente para que mi hermano saltara de la cama y fuera ver si le sucedía algo anormal. Era un amor. Y ese Benito se marcha. La razón ya la contaba en uno de mis libros. Para mí, mi hermano Benito era mi icono, mi ejemplo a imitar en todos los órdenes, aún hoy, setenta años después me sirve de orientación en muchas cosas. Pero mis lamentaciones sobre el dolor de nuestra madre y el nuestro propio, se ve img-20190701-wa00152468489569094883555.jpgcompensado con el legado que no hace dejando su impronta en su hijo Roldán y en la bella y encantadora mujer que escogió como esposa, Adriana. Ya sé que mamá no gozó de ellos y su padecer no tuvo límites, ni el de sus hermanos, sin embargo, hoy reconocemos que su huella, su bondad, su amor a la familia, lo legó en estos dos jóvenes cuya presencia nos llena de felicidad. Un motivo más para bendecir la hora en que el Destino nos eligió para compartir sensaciones, amores y recuerdos  con personas así.img-20190701-wa00203522330913439915990.jpg