ELCAMINANTE Y SU HERMANA REMEDIOS

20160506_0010076859183724572672420.jpgHoy, como persona, tengo el corazón roto. Como Cristiano creyente, me siento infinitamente feliz. Mi hermana Remedios nos ha dejado para irse a los brazos del Eterno. Si como humano, repito, me siento huérfano, no puedo dejar de sentir en lo más íntimo de de mis ser la paz espiritual que acaricia el alma cuando sabes que la Luz Infinita, ilumina desde ya, todo su eterno vivir. Remedios fue la persona que a los siete años comenzó a formar el ser de este hermano que hoy lucha entre dos fuerzas, ya mencionadas, la humana y la de la Fe. Ella puso las primeras piedras de este edificio que comenzó a construir allá por los años treinta del siglo pasado. Remedios es, porque las personas como ella no mueren nunca, siempre están vivos en el recuerdo, una buena hija, una excelente hermana, una fiel y amorosa esposa, una entregada sin reservas madre, una dulce amiguita de sus nietos y, sobre todo una excelente PERSONA. Sí, con mayúculas, porque así es ella. Adorable hermana, escribiría sobre tí todos los días que Dios tenga a bien regalarme y no tendría tiempo para contar todo lo bueno que realizaste mientras físicamente compartiste con nosotros este mundo. Solo te pido encarecidamente un ruego: sé mi valedora ante el Padre. Te quiero y te llevaré conmigo todos los días de mi vida.

EL CAMINANTE A DANI

img_20190917_1645259594312157146895402106.jpgBuenas noches, entrañable amigo. Te podía poner mil disculpas, pero ninguna sería verdad. Solo hay una realidad y esa no es otra que la presencia de un, iba a decir amigo, pero no es cierto, es un indeseable y asqueroso enemigo que se llama Alzheimer. 24 (veinticuatro) años. Solo Dios sabe los designios de los humanos. Dejémoslo así, no entremos en complicadas reflexiones que nos conducirían a lo profundo de las tinieblas.img_20190715_2043011069152102582510370969.jpg

Ayer tenía contigo, querido Dani, una cita pero ese alemán del car…me la desbarató. Con un día de retraso te repito lo que tantas veces te he dicho, que sigues conmigo cada día de mi vida. El jamón que siempre tenías detrás de tí, tuve que retirarlo por ley de vida, y ya le dije a tu padre que voy a traer otro para colocarlo en el mismo sitio, porque cuando miro para el lugar que ocupas, falta algo y es el dichoso jamón. Te prometo que lo repongo. Ah, y otra cosa, desde que no vienes por aquí, ya no pongo gambas al ajillo y eso que, creo que al super, como ya no está Pepe, traen guindillas que pican. También quiero decirte que estoy terminando otra novela y, casi al final, sale un chaval que se llama Dani. ¿Sabes por qué? Pues si no lo adivinas, te fastidias, yo no voy a decírtelo. Hoy no es el día más adecuado, escogeré otro momento para contarte las nuevas de tu padre. Desde que se liberó del Chamoso Lamas, trabaja como un alcalde de verdad. Ahora le está tomando cariño al cargo y creo, tú lo sabrás mejor que yo, que quiere entrar en el libro de los Guimnes y cumplir los noventa y nueve como primera autoridad de Beariz. Como se lo proponga……. Un abrazo inolvidable y entrañable amigo. El ruego de cada vez que te escribo:Por favor, sé mi valedor ante el Jefe.