¿POR QUÉ BEARIZ NO ES PUEBLO DE PARADA Y FONDA?

20171023_173008.jpgHecha la pregunta así, tan descarnada, parecerá una auténtica obviedad. Sin embargo, si nos adentramos en un análisis un poco más  detenido, a lo mejor tiene visus de una realidad fácilmente comprobable. Situado este Municipio de la Provincia de Orense en el extremo Noroeste de la misma, dando vista ya a la hermana Pontevedra, goza de todos los ingredientes para retener en sus pagos a todos las personas que pasen por ellos. Ingredientes paisajísticos, hidrográficos, arqueológicos, orográficos, históricos, humanos y de cualquier otra índole que a cualquier persona pudiera interesar.img_20180706_1401393306157430440115242967.jpg Sin embargo, no tiene dónde encontrar una mesa con viandas para degustar un yantar. Salvo en la aldea de Doade. Parecerá ridículo, pro así es. Gozando de unos ricos pastizales donde otrora se alimentaban centenares de vacas, ovejas y cabras, hoy no hay sino unos cuantos rumiantes que, en época de escasez, por otras zonas, vienen a saciar su hambre a cualquiera de los terrenos de las aldeas que componen este Ayuntamiento. Ellos sí tienen donde comer, sin embargo, como digo, las personas tienen que buscar otros pueblos para satisfacer sus necesidades alimentarias. Por más que lo pienso, no encuentro explicación alguna, pero así es. Tal vez debiéramos, los bearicenses hacer un poco de examen de conciencia y ver qué ocurre. Por qué, no se crean en este Municipio estímulos suficientes para hacerlo más atractivo. 20180312_111032.jpgO dicho de otra manera, poner en valor los atractivos de Beariz, para que quien pasare por aquí los vea y desee disfrutar de ellos. No quiero poner el foco en nuestras primeras autoridades, porque creo que20180312_125011.jpg es deber de todos, sin embargo también debo decir, que los que representan al pueblo, tienen algo más de responsabilidad. Para eso se les elige. Confiemos que pronto savia nueva recorra las venas de este maravilloso pueblo y así se revitalice todo su organismo. Dicho en Román Paladino, que despierte de un letargo que auguramos de pronta desaparición.20151218_191835 Es necesario.

Anuncios

SEVERINO ROO SE HIZO BRISA Y LUZ

img_20180803_005803701_burst000_cover-12325184149187913848.jpgNo caeré en el tan socorrido tópico de “era una excelente persona”. Esta es la etiqueta que inevitablemente se le pone en el féretro de todas las personas que cambian de galaxia.

Severino Roo, hoy se fue. Bueno, se fue su parte física, porque su personalidad, permanecerá con nosotros mientras nosotros permanezcamos aquí. Severino nació en ese año que en los anales de la Historia de España se escribe con caracteres de infinitos colores, el 1.936. Fue un aldeano más con todo lo que ello entraña de grandeza y miseria. Porque en toda vida humana hay componentes de infinitos matices. Lo que transciende son los valores eternos. Y Severino Roo era portador de muchos de ellos. Caminante empedernido, recorría los caminos, siempre en soledad. Cuando los paseos eran recreativos, lo hacía al lado de su bellísima esposa, pero cuando quería subir a lo alto de los oteros o bajar a los valles, lo hacía en soledad. Deportista nato, fue por muchos años el impulsor entusiasta de todas las actividades deportivas que se realizaban en Beariz.img_20180803_0058434512083639346929559431.jpg Y lo fue, hasta que lo aburrieron y se dedicó a su otra pasión, la mencionada de corredor de sendas caminos y trochas que por doquier jalonan nuestros incomparables paisajes. Cuidaba sus frutales como nadie y tuvo, por culpa de ellos, unos enemigos irreconciliables: Los cuervos. Más de una vez me comentó las luchas que mantenía con los negros córvidos que le expoliaban los cerezos sin que él pudiera evitarlo. Se colgaba su escopeta para amedrentarlos, pero ni eso les asustaba. Dicharachero y ocurrente, era un placer conversar con él.img_20180803_0049591714314296921910295479.jpg La conversación tomaba tintes de epopeya cuando me narraba sus vivencias en su amado Sao Paulo a donde emigró muy joven. En la industrial y bulliciosa metrópoli Brasileira, estudió delineantía. Trabajaba y estudiaba, para convencer a personas que no creían demasiado en su capacidad de luchador trazándose metas ambiciosas que su voluntad inquebrantable le permitieron alcanzar. Maruja, su encantadora esposa, sufrió una terrible enfermedad a la que ella, con una voluntad de heroína, se enfrentó, derrotándola en innumerables batallas, siempre acompañada por su inseparable Severino. Al fin llegó el terrible desenlace. Y con él, el inicio de la etapa más dolorosa para su marido, quien al faltarle la fuerza motriz que ella le generaba comenzó su declive. Para un cuido más personalizado le internaron. Antes de ayer le preguntaba yo a su hijo Javier, por su estado.img_20180803_004618408_burst000_cover4671845610056198153.jpg La respuesta no fue nada halagüeña. La confirmación la tuvimos hoy, día en que su humanidad se hace brisa y paisaje, luz y sombra. Su humanidad, porque su Energía, la que nunca muere, sigue su peregrinar eterno en busca de la Luz Plena, donde su parte se fundirá con su adorable Maruja. Y ambos seguirán su caminar sin  pausas en infinita plenitud.

BELLA ENCRUCIJADA DEL CAMINANTE

EL PLACER DE CAMINAR

img_20180706_140904825_hdr7105245467681138171.jpgEl color del brezo y el aroma del eucalipto, embriagan mis sentidos. Comienza el Sol a subir la cuesta del amanecer. Se alargan las sombras y se despiertan las flores. Bullen en mi mente pensamientos encontrados. No se ponen de acuerdo y su terquedad me divierte. A mi izquierda el alcor rosado, se tiñe de blanco. Un poco más abajo, el susurro del agua, serpenteando entre peñascos y raices, me invita a tararear una canción. Todo es placer y belleza. Soledad, mi compañera inseparable, se siente en plenitud. Al llegar a la encrucijada donde el arroyuelo se convierte en sinuosa y sugerente sonrisa, rehuyendo el choque con las orillas para compartir unos momentos su andar con el tanquilo y sufrido camino, la vi a ella. Sentada sobre una piedra. Su negra y larga cabellera  descansaba sobre sus espaldas cual elaborada toquilla de Esmirna. El Sol, amoroso, sorteaba el sutil mantón para besarla, creando destellos deslumbrantes de luz y color.img_20180706_143040386_hdr510527531510132401.jpg El cuerpo cubierto con el tul del amanecer irradiaba aromas de lirio y jazmín. Tan etéreas sus formas como su tejido. La brisa lo acariciaba y él se dejaba querer dejando que ella lo recorriera caminando entre sus infinitas hondas.  Las piernas permitían que los pies acariciaran el agua que, al hacerlo se reía jugando a separarse para de inmediato retornar a unirse y seguir su constante caminar en pos de su destino, la mar. Me detuve a su lado. Sintió mi respirar sobre su cabello.img_20180706_1400238518729107999191716316.jpg Su aroma me hizo vibrar. Giró su cabeza y me regaló la más bella sonrisa que jamás habían disfrutado mis ojos. Le di mi mano y ella la aceptó. Incorporada quise sentirla mía. No fue necesario. Ella se me ofreció. En un abrazo de infinitas sensaciones nos fundimos los dos. Nos hicimos ilusión y realidad. La tierra se hizo luz. Los infinitos espacios se hicieron parte de nuestro todo. Poseímos lo eterno en nuestra grandiosa nimiedad. No fueron nuestras bocas las poetas de los versos que la brisa esparció por doquier. Ni su cuerpo y el mío, fundidos ambos en un solo sentir, podrían adueñarse de nuestro veleidoso deseo eterno de perdurar. Nadie ni nada tendría capacidad para…img_20180706_1401393306157430440115242967.jpg¡Sí!, Ya voy. ¿Quién es? -Soy yo, el panadero que te traigo el pan que me encargaste. -Me levanté, le dí las gracias y abrí la llave de la ducha para refugiarme bajo la caricia fresca del agua. Solo un osado pensamiento se atrevió a venir a mi mente. Y permitiendo que mi cuerpo se vistiera con el transparente tul del líquido elemento, musité muy quedo: Gracias agua por hacerme retornar a mi tranquila y sosegada realidad.

FIESTA CON CAMPIO Y EL CHULETÓN

JOSÉ LUIS, GUITARRA MÚSICA Y ARTE EN GARABÁS                                                                                                                                                                                                                                                Maravillosa fiesta e inmejorable compañía. Cuando la complicidad del amigo se lleva a la plenitud de lo humano, éste se hace sublime y deleita a quien lo vive. Eso fue lo que consiguió Campio  con su espontánea expresión de amistad. Gracias, entrañable amigo por el estimulante día que nos brindaste.

PIEDRA Y MÚSICA, MARIDAJE PERFECTO

img-20180723-wa0013452637513388772604.jpgLas piedras de La Veracruz, abrieron sus poros para impregnarse del arte que la noche del pasado Domingo esparció por los espacios de la maravillosa obra arquitectónica de Palacios, Carlos Núñez y todos los que con él regalaron nuestros sentidos con su música.  El creativo Arquitecto que dio sentido a la piedra que hoy conforma el magnífico templo y todos los que con él concibieron la sin par obra, entre los que se cuenta el nunca bien ponderado colega suyo, Daniel Vázquez Gulías, nacido en Beariz, estoy convencido que hoy pidieron al Ser Supremo les diera permiso para asistir al concierto que nos brindó Carlos Núñez. Sigo los conciertos de singular Músico, donde quiera que los realice. No me cabe la menor duda del buen gusto que tiene el incomparable artista, para escoger los lugares donde hacer sonar sus originales y rescatados instrumentos, despertándolos y  volverlos a la vida,  desde el sueño milenario en que se hallaban. img-20180723-wa00092387919248952931194.jpgEl Pórtico de la Gloria de la Catedral Santiaguesa es uno de las fuentes donde más cántaras de agua llena, resucitando pétreos instrumentos que dormían el sueño de los olvidados hasta que Carlos Núñez y sus colaboradores, los despertaron. Ya sean sus pulmones, insuflando aire o sus dedos jugando a semejar vuelos de “volvoretas”, ver y escuchar sus interpretaciones, es levitar sobre la tierra y volar con Querubes y Serafines por los espacios infinitos de lo Divino. Ya no sé si Carlos Núñez interpreta el arte de la música o él mismo se convierte en música.img-20180723-wa0008723704252965696260.jpg

¡QUÉ TORNADIZOS SOMOS LOS HUMANOS!

Ya conoceis, los que seguís mis escritos, que no le pongo barreras ni al campo ni al viento. Por razones que en su día manifesté, dejé de criar cerdos Celtas y las fincas por donde ellos corrían, quedaron sin un cometido aparente. Al cabo de poco tiempo se me acercó  una pareja joven y me preguntaron si les permitía colocar una colmenas donde antes tenía los cerdos. Me faltó tiempo para decirles que sí. Que dispusieran de las fincas para lo que fuera menester. Encima, si era para cultivar miel, les dije que yo pondría las hojuelas debajo. Dicho y hecho. Sin que yo pusiera condición alguna, me ofrecieron un kilogramo de miel por cada colmena que colocaran en mis terrenos. Tampoco tuve voluntad para oponerme a tan dulce oferta. Precisamente yo soy un enamorado de lo que producen las abejas. Todo venía rodado. Me había venido Dios a ver. Trajeron cerca de un centenar de colmenas y a mí me dan cada año casi un centenar de botes de la más dulce miel que han disfrutado los siglos. Bastante vale la miel de la Alcarria, donde fijé mi residencia recién casado, comparada con la que producen mis abejas de Arduina. Cada mañana me desayuno dulcificando mis alimentos con el rico manjar, producto de mis abejas. Y desde mi mesa les mando las más expresivas gracias por hacerme la vida tan dulce.

Para que mis abejas tengan sitios más cercanos donde libar el néctar de las flores, planté cerca de donde ellas tienen su residencia, un centenar de castaños. Alrededor de los árboles, ha crecido mucho la hierba y los ahoga. Hoy me fui con mi desbrozadora para dejarlos libres de las malas hierbas que no les permiten crecer libremente. Comencé lejos del lugar que ocupan las casitas de mis dulcificadores insectos. Yo no molestaba a nadie, nadie me molestaba a mí. Todo perfecto. Nunca llegué, en mi labor de limpieza, a menos de 60 metros de las colmenas. Eran. más o menos  las 6 de la tarde. De pronto, un picotazo en la cabeza. Inmediatamente otro y seguidamente dos más. Otra me clavó el aguijón en el costado izquierdo. Sin terminar de espantar la que me clavó su aguijón en el costado, ya estaba otra hermana suya clavándomelo en el omóplato del mismo lado. Tiré la desbrozadora por los suelos. De un manotazo mandé la careta protectora lejos de mí. Mis manos parecían aspas de molinos de viento y ni así era capaz de sacarme de encima a los enrabietados bichitos a quienes el dueño de los terrenos no les merecía ninguna consideración. Ellas que, unos momentos antes eran merecedoras de todos mis elogios y agradecimientos, y gozaban de un “status” muy especial en mi consideración, se habían convertido en mis más crueles enemigas de las que renegaba con toda mi alma. Maldije una y mil veces su crueldad para conmigo. En nada tenía en cuenta los momentos felices que me regalaron haciendo mi vida mucho más agradable de lo que lo hubiera sido sin su magnífica y dulce aportación. ¡ Cuán tornadizo es el ser humano! Con qué pocos motivos cambia el rumbo de sus criterios.  Pero así somos. Cuando regresé a casa me tomé un poco de leche endulzada con la miel de mis abejas. Eso sí, con la lección bien prendida: Es de obligado cumplimiento respetar los espacios de los demás, incluso de aquellos cuyo tamaño puede parecer irrelevante.

LA VIDA ES GENEROSA

UN MUY FELIZ ENCUENTRO CON UN JOVEN DE 97 AÑOS img-20180723-wa00052497141742861203981.jpgSí, la vida es generosa, solo quiere que tú le correspondas en las medidas de tus capacidades. Hoy he tenido un encuentro muy agradable, sumamente agradable. Saliendo del edificio del Concello, hallé una familia que se dirigían al mismo edificio que yo acababa de abandonar. Una señora joven ofrecía el brazo a un hombre, en apariencias, de avanzada edad. La señora al verme, intentó hacer las presentaciones, pero él se adelantó y me llamó por mi nombre. Me sentí muy alagado. Llevamos bastante tiempo sin vernos. Me hacía un gran honor. Pero el colmo del placer me llegó cuando, inmediatamente después de los saludos protocolarios me dijo que el motivo de visitar el Ayuntamiento, no era otro que la adquisición de mi nuevo libro, ya que la lectura de UNO DE TANTOS, de tal manera le satisfizo, que está deseoso de comprobar si MERECE LA PENA, hace honor a su título.img-20180723-wa00077540070442015581296.jpg

En esta imagen, el nieto está leyendo UNO DE TANTOS y al encontrarse con el nombre de un juego “a billarda” que el abuelo y el autor jugaron en sus años jóvenes, le pregunta, en qué consistía la tala diversión.

       Tengo que reconocer que los breves momentos compartidos con un joven de 97 años, fueron tan breves como intensos. Como testigos de nuestro encuentro, fueron su hija Pura, Científica en la Universidad de Navarra, dos nietecitos y una sobrina. Saludo protocolario al alcalde Don Manuel Prado y unos instantes para recordar tiempos pasados que ni fueron mejores ni peores, sencillamente, diferentes. Cada época tiene sus pros y sus contras y lo importante es ser conscientes de ello. Así piensa un hombre de 97 años cuya cabeza, maravillosamente amueblada, conserva sus formas, su color y la sensatez de saber de sus limitaciones. Muestra inequívoca de de la solidez de su mueblería. Loor y gloria a quien loor y gloria merece.