YA NO HAY PUDOR NI EN LOS ARBOLES

Lo digo y tengo mis razones para hacerlo. En mi paseo diario, hoy atravesé una zona donde abundan los eucaliptos. ¡De vergüenza! De acuerdo que se acerca el verano. La primavera, en estos últimos días del mes de mayo está siendo bastante calurosa. Pero eso no es razón para que los árboles tengan la indecencia para desnudarse sin decoro algunowp-image-1706848021jpg.jpegPero no es solo el orondo señor el que se desnuda con todo el descaro ante todos los demás vecinos. También la esbelta y bella señora se quita sus ropas invernales y se queda desnuda sin que le importe lo más mínimo la presencia de los demás, quienes siguen con sus ropas. Aún más. Ellos no solamente no se desnudan sino que se visten de gala en la Primavera, para recibir al Verano, como se merece. Con todos los honores. Ella no. Ella quiere lucir su tez rejuvenecida y para ello le estorba todo lo que la impida lucirse. Y no se conforma. También invita a desnudarse a su hija mayorwp-image-538195538jpg.jpegSigo mi camino bastante impresionado de las similitudes que la Naturaleza tiene con el vivir de las personas que actualmente pueblan el Planeta Tierra. Pero mi asombro vuelve a experimentar un nuevo sobresalto. Contemplé el desnudismo de un relleno señor que mostraba su fortaleza sin rubor alguno. La estilizada señora y su hija, no tenían reparo en lucir su tersa piel, dejando que sus ropas desaparecieran. Creí verlo todo. Pero estaba en un craso error. No tardé en percatarme que la actitud del padre. El descaro de la madre y la falta de pudor de la bella y joven hija, dan como resultado que si ellos hacen eso, la familia tiene todo el derecho a realizar lo que le plazca. De esta forma encontré a toda la saga luciendo sus palmitos como mejor lo consideraron Véanlowp-image-1625493825jpg.jpegCon la ropa en los pies y como si de una playa de nudistas se tratara, toda la familia luce sus encantos al sol, sin importarles lo más mínimo lo que puedan decir o dejen de hacerlo quienes les vean. Será que la naturaleza marca las pautas a los humanos o viceversa. Algo debe estar sucediendo A lo mejor no, y fue siempre así. Dejé de complicarme la vida pensando lo que pensado está y me dediqué a gozar del bello paisaje que se me ofrecía.

Anuncios

SUPERANDO TODAS LAS PREVISIONES

img-20170520-wa0003.jpgEso fue lo sucedido en el día de ayer, en la presentación de UNO DE TANTOS, en la Capital del Lérez  (Pontevedra).img-20170520-wa0000.jpg Ni los buenos oficios puestos al servicio del evento, por parte de la flamante Manager ni la predisposición del Equipo humano de la librería Nobel de Pontevedra ni, por supuesto mis voluntariosos movimientos intentando motivar a todos los potenciales conocidos que pudieran acompañarnos, auguraban lo que a partir de las 19,30 horas del día de ayer, viernes, sucedió. img-20170520-wa0002.jpgCon puntualidad británica, marcada por helvético cronómetro, los espacios abiertos e la amplia y bien surtida librería Nobel de Pontevedra, se llenó de un público selecto que superó todo lo previsto.img-20170520-wa0004.jpg

Había pensado que el evento durara menos de media hora. Se encargaron los asistentes al mismo de que su duración alcanzara la hora y media, sin que ni una de las más de medio centenar de personas presentes, se movieran de su sitio.img-20170519-wa0012.jpg La mayoría de pie. Comenzó la presentación Erica Martínez, responsable de la Librería Nobel. A continuación Ana Rodriguez Muradás leyó un fragmento de mi estancia en Pontevedra, allá por los años 40. A continuación seguí yo. con un breve discurso. Mi disertación versó sobre lo escrito en mi libro y las razones que lo motivaron. El punto de partida, era sencillo : Leemos para conocernos mejor, sacando las propis conclusiones que nos conduzcan a ser mejores personas.img-20170520-wa0019.jpgEn la retirada nocturna, un grupo, no quisimos pasar sin dar las Buenas noches al gran Maestro Don Ramón María del Valle Inclán, autor de tantas y tantas obras que nos deleitan con su sapientísima manera de decir las cosas.img-20170520-wa0024.jpg

 Seguiremos los próximos días documentando el acto de Presentación en Pontevedra con personajes que nos honraron con su presencia.img-20170520-wa0080.jpg

LA VIDA ES MUY BELLA, PERO……..

20170415_103519.jpgSí, la vida es muy bella. Tiene algunas manchas, pero son las que nosotros le ponemos con nuestra incoherente actitud y el mal uso que hacemos de nuestras capacidades. Si empleáramos bien nuestra energía, parta hacer el bien, las hebras de las arañas, serían más débiles que nuestros actos. Pero no, tenemos que emplear todo lo bueno que poseemos en crear lo poco malo que somos capaces de hacer y que puede llegar a destruir lo más bello de la creación, el hombre. ¡Señor cuánta maldad! Mejor, ¡Qué poca maldad! Sí con qué poca tinta se echa a perder un traje grandioso que la novia podía lucir con todo su esplendor20170506_212542.jpgPero dediquemos hoy la atención a la parte bella de nuestro existir. Hace unos días gocé de la compañía de Rubiales, fruto del amor de Papo Rubio y su compañera. Sentía pesar porque pensaba que Rubiales andaba solo, pero no es así. La prueba de ello es el fruto de su amor que ha caido en mis manos. Nunca dicho con mayor propiedad. Hace unos días, al hacer mi recorrido habitual alrededor de mi casa me encontré con un nieto de Papo Rubio. Prematura su ausencia de la casa materna. Si yo no me lo hubiera encontrado cuando hacía poco que había volado, bueno, más que volado, saltado del nido, seguro que hubiera sido pasto de los gatos o de cualquier otro depredador que, con toda seguridad hubiera tenido un apetitoso desayuno o merienda con él. Lo recogí y durante dos días lo alimenté haciendo yo de madre y de padre. Dándole la comida desde mis labios, como si tuviera pico como los pájaros. Se acostumbró y a la tercera o cuarta vez que lo intentamos, como tenía mucha hambre, picoteaba como si nada. Como viera que Rubiales no hacía sino dar vueltas en busca de su hijo, lo coloqué en unas ramas cerca de donde me suponía tienen su nido y ya el padre se encargó de ayudarle a volar hasta su casita. Confío que cuando vuele la próxima vez, ya domine bien el arte del aleteo correcto y no vuelva a caer.

Los que están muy felices son la familia de Pico Amarillo. Bajan a comer a todas horas. Ya he perdido la cuenta. Los sorprendentes calores que hizo en Abril, se trocaron en gélidos días de Mayo y con el frío tuvieron que retornar al hogar de la comida segura. Ellos felices y yo mucho más.20170509_112105.jpg

UNO DE TANTOS SE SIENTE MUY AFORTUNADO

img-20170503-wa0001.jpgNi en los momentos más optimistas, UNO DE TANTOS, hubiera pensado estar en las manos de una de las escritoras más relevantes de la Literatura Universal. Tener la osadía de sumergirse en la vida intelectual, cultural y profesional de Elsa Punset, es tanto como encerrarse en un Museo de Ciencia. Necesitaría muchos folios, solo para enumerar los títulos que atesora. Escritora, Filósofa, Humanista, Musicóloga, Pianista, etc. etc. etc. Sin embargo todos ellos, con estudios profundos en todas sus especialidades, quedan pequeños a la hora de catalogar la grandiosa Humanidad. Elsa Punset, es sobre todas las cosas, una maravillosa y excelente Persona. Sí, con mayúscula. No merece menos. Tanto así que en ella se produce el cierre del círculo, con toda la gama de valores intermedios. Desde su altura inconmensurable como ser intelectual hasta la humildad más sencilla, al alcance de cualquiera que se acerque a ella. No existe en Elsa Punset ni el más pequeño atisbo de grandeza a la hora de tratar a las personas que soliciten su atención. De ahí que el humilde UNO DE TANTOS llegara a sus excelsas manos y con la elegancia innata de que es poseedora, tuviera a bien, presentarlo ante el objetivo de la cámara, cuando la bella y elegante Ana Rodrígez Muradás se lo ofreciera. Algo es común a las dos encantadoras damas. Ninguna de ellas pone barreras al viento o se arredran ante las dificultades. Ana con el, casi infinito, respeto que le inspira Elsa, le ofreció el libro, a la vez que solicitaba de la Ilustre Dama, si a bien lo tuviera y sus múltiples compromisos se lo permitieran, le diera algún día, su benévola, muy benévola, opinión sobre su contenido. Lo emita o no, desde lo más profundo de este usado, que no viejo, corazón de 70+10 años le mando a Elsa Punset mi admiración, con la que cuenta desde hace muchos años y mi agradecimiento más sincero, por sustentar en su mano diestra, con tanta delicadeza, un volumen de mi libro.

Infinitas gracias a las dos Damas. A una por hacer posible un sueño largamente alimentado y a la otra por tener la capacidad de ayudarme en convertirlo en impensable realidad.