HOLA DANI BUENAS NOCHES

20160526_190139.jpgHan pasado dos días y ya nos estamos despertando. Nos despertamos de una pesadilla que estábamos viviendo y que para nuestra desgracia, no es tal pesadilla sino la amarga realidad de tu partida. Personalmente te puedo asegurar que, cuando el otro día te mandaba una esquela, estaba convencido que, como tus padres, me despertaría y los dos, tu y yo, nos reiríamos del mal sueño. Dani, a pesar de que nos separan o nos unen, 60 años, no soy capaz de establecer el matiz, tu partida, ha creado en mí un vacío que solo tu ocupabas. No fue larga nuestra relación de amistad pero tan sincera y oportuna para ambas partes, que siempre tendrá vigencia en mi mente y en mi corazón. No te imaginas cuando le decía a tu padre que os esperaba a cenar tal o cual día, casi siempre sin programar y él me decía que no sería posible porque no te encontrabas nada bien. Tu padre, siempre fiel a su estilo, abría un portillo diciéndome que, de todas formas, te llamara. Yo, convencido que, realmente, te encontrabas mal, te pedía que vinieras y jamás rehusaste la invitación. Nunca utilizaste el no en nuestras conversaciones. Eso, querido Dani, no lo puede olvidar un hombre que ya anda por los setenta más diez. Ya habías mantenido una conversación con tu mamá, sobre el proceso de tu enfermedad, en la que ella se lamentaba de… y tú, consciente de tu estado, le respondiste con el aplomo que te caracterizaba: “Mamá, ¿Tú qué esperabas”? Te soy sincero diciéndote que, en más de una ocasión, le dije al Dios en el que creo, que si le hacía falta alguien a su lado, que me llevara a mí y te dejara a tí. Yo ya he cumplido mi periplo y tú aún no lo habías comenzado, apenas. Pero se nota que El quería a su lado alguien de valores más acrisolados y te eligió. Ya te lo he dicho en varias ocasiones. Al igual que los Navarricos, tú no dijiste Adios, sino, hasta luego. No rompiste el cordón umbilical que nos une. El sigue regando nuestra relación y siempre estaremos unidos. Seguiremos comunicándones, Dani.

Anuncios

DE LAS FRUTAS A LAS BAYAS

wp-image-1964336392jpg.jpegAlgunos frutales, como es natural, han sazonado sus frutos y se quedron solamtente con las hojas . Otros, cuyo proceso de maduración es más tardío, se hallan en plena oferta de suculentos frutos. Entre los que son más visitados por la población alada, están las higueras. Aves y pájaros, esperan la puesta a punto de los higos, para darse el gran banquete. Además, también las zarzas están en su momento de eclosión y se ven los zarzales llenos de pequeñas moras ofreciéndose al visitante que las quiera disfrutar. Por ser el verano tan seco, este año, las moras de zarza son muy pequeñas, pero precisamente por eso, por no llenarse de agua, están deliciosamente sabrosas. De ello saben mucho los Papo Rubio y los Pico Amarillo vienen a la ventana donde tienen el pesebre a su disposición, pero muy de vez en cuando. Estoy convencido que las visitas que hacen, son sencillamente para que yo no me olvide de ellos y sepa que están ahí y que, de alguna manera me quieren. Yo hago que me lo creo, sobre todo porque el creermelo me produce bienestar. Pronto llegarán tiempos en que nuestra relación será más cercana y su dependencia de su viejo amigo, srá mayor. No es que lo desee, porque ellos se lo están pasando fantásticamente bien y eso me complace, pero también es cierto que estoy deseando que llegue el momento que  Papo Rubio repiquetee en mi ventana y Pico Amarillo despierte los amaneceres allá en lo más alto del Castaño o del viejo roble. Cada cosa a su tiempo. Gocemos de este momento que merece la pena, tanto como cualquier otro. No me canso de repetir que no tenemos que vivir este año, este mes, este día, esta hora, este minuto, tenemos que vivir con toda intensidad cada segundo de nustra existencia. como si fuera el último.

QUERIDO DANI

Buenas noches, querido Dani: Hoy has querido gastarnos una broma de mal gusto, separándote de nosotros. Hay que reconocer  que lo hiciste a lo grande, con una sonrisa que nunca llegó a carcajada. Dani, hoy nos has dejado para un tiempo inmedible. Afortunadamente el ser humano no puede saber el tiempo que le han concedido para permanecer  en este mundo. Razón por la que no sabemos por cuánto  nos has abandonado. Te puedo asegurar  que a  los que te conocemos muy bien, no nos ha gustado nada esa partida, por el contrario nos produce un  desasosiego imposible de medir. Por supuesto, no quiero ni pensar el sufrimiento de tu mamá, a quien tu partida le ha roto el corazón. O a tu papá que siempre, hasta el último momento, tenía la esperanza de que todo fuera un mal sueño y que cualquier día de los más de mil trnascurridos, se despertaría y se tomaría una copa de cava para celebrarlo. O simplemente a mí, que antes de ponerte malito, apenas nos cruzábamos unos buenos días o un hasta luego, de personas bien educadas. Y que después, cuando te empezaste a encontrar algo mal, comenzamos una relación de amistad, tan sencilla como respetuosa, que nos llevó a sentirnos muy cómodos el uno frente al otro. Yo escuchando tus  silencios y admirando tu sonreir sereno y picaresco, sobre todo cuando ambos los dos, atacábamos a tu padre en su faceta política. Tu, soportando estoicamente mis peroratas de cualquier tema. Siempre parecía que dictaba lecciones cum laude, por la atención que aparentabas prestarme. Y hoy te vas dejándones sin romper esa sonrisa y sin decirnos a quien votarías las próximas elecciones. Eso no se hace querido Dani. Eso no se hace.

Ha vendio un montón de gente a despedirse de tí.Algunoas buenas gentes vienen con esa idea, sin saber que tú no te has ido. Dani tú no te puedes ir así, ni te vas. Tu sigues vivo en nuestros corazones y los que te hemos conocido de verdad, lo sabemos. Sabemos que nuestro corazón no puede latir con normalidad sin tu presencia, por eso, por egoísmo, no permitimos que te vayas. Queremos y te exigimos que permanezcas con nosotros. Si acaso te permitimos que te tomes un tiempo para preparar nuestro camino y decir al Señor de la Luz que ilumine nuestro caminar por esta vida, para después compartir toda una Eternidad contigo. Tiene que ser así para que esta separación no nos destruya.

LA FALTA DE COSTUMBRE

20160823_235833.jpgEs tan seco y caluroso el Verano que estamos viviendo, que Tanto Papo Rubio como Pico Amarillo y sus repectivas familias, solo vienen a comer a primeras horas de la mañana y cuando el sol está ya en el ocaso. No tienen costumbre de viv conir estos calores y no se atreven a volar mientras está el sol en lo alto. Desde luego, no me extraña porque, realmente las temperaturas que estamos soportando este verano en Galicia, en nada se parecen a las de otros años. Si a ello le añadimos la pertinente sequía, desde hace dos meses, prácticamente no ha caido una gota de agua, no es nada extraño que mis amigos plumíferos, no quieran caer asfixiiados por volar a horas inadecuadas. Pero los echo de menos. Cuando estoy en casa me asomo a la ventana pero inútil. Vienen antes de levantarme y cuando, por las tardes me voy a dar mis cotidianas caminatas. Ya vendrán tiempos mejores.

Como vereis, de UNO DE TNTOS no digo nada porque aún no ha sido presentado oficialmente. Aunque, por deferencia a los Emigrantes que retornan a sus países de origen, se ha puesto a disposición de ellos unos cuantos ejemplares. Por cierto, UNO DE TANTOS, casi se ha convertido en UNO DE NO TANTOS. Tiene muy buena acogida.Les estoy muy agradecido a todos. Espero que  continue así, y ahora cuando se presente oficialmente en El Centro Cultural Marcos Valcárce de Orense, aquí en Beariz y posteriormente en Madrid, siga siendo del agrado de las personas que sepan de su existencia.

No he dicho nada sobre dinero porque realmente yo no voy a percibir prácticamente casi nada, porque  si lo hiciera me expondría a una dura sanción económica, por ser Jubilado. Pero eso no importa, lo daremos a quien lo necesite más que yo.

OIR PARA CREER

Me hallaba yo en mis quehaceres culinarios cuando sonó el teléfono de mesa, osea el fijo. Fui al salón a cogerlo para atender la llamada. Era una señora que llamaba desde una empresa para hacerme una oferta sobre determinado producto. Concretamente un filtro para aguas de beber. Le dije que no tenía necesidad del tal aparato. Además, estaba en otras labores y no podía atenderla. La señora conoce bien su oficio y lo que es mejor, sabe ejercerlo. Después de más de 15 minutos de discusiones, terminé por aceptar que me visitara un comercial que me  explicaría las bondadaes del aparato en cuestión. Aún no había terminado de almorzar y ya tenía al tal…… No, en absoluto era un comercial al uso. Era una jovencísima dama. Bella donde las haya. Con vestimenta sobria pero sabiendo lucirla y convertirla en elegante, dentro de su sencillez. Cuerpo escultural y rostro bellísimo y de los que pregonan a las claras que su dueña es portadora de los mejores sentimientos y los cultiva. Mientras daba cuenta de la comida, la invité a que hablara sobre la razón de su presencia. Comenzó y con un lenguaje basado en el conocimiento profundo de su cometido, me hizo saber lo útil que me sería colocar el depurador en el grifo de mi cocina. Bocalizaba como una experta locutora de radio. Su expresión facial era tan elocuente como sus palabras. No había vehemencia en lo que decía sino matices que definían lo que intentaba mostrarme. Duró un buen rato todo lo que me dijo. Cuando ya hbo terminado con el tema que la trajo a mí, entramos, como es lógico en el terreno de lo personal. Actitud propia en una buena profesional, para ganarse al cliente. Cincuenta y tres años nos separan. No obstante los conceptos a expresar no tienen edades. Se entabló una sincera conversación. A una pregunta mía, respondió, con un tono revelador que ya no tenía pareja. Nos mirábamos a los ojos, como suelen hacerlo las gentes que se abren con nobleza.

-Me casaba a principios de este mes-comenzó a contarme sin dramatismo de ninguna clase-y 8 días antes de la boda, llega mi novio a casa, yo le cuento los avances que habíamos tenido en nuestras gestiones para celebrar la boda y sin que mediara nada que, en apariencia lo motivara, me dijo que no continuara que no había boda. Yo creí que era una broma. Me acerqué a él para darle un beso y me repitió lo mismo que me había dicho un momento antes. Que no había boda. Sin mediar palabra alguna que lo esplicara salió de casa y no ha vuelto. Tuve que deshacer los compromisos adquiridos, de hoteles, viajes, restaurantes, en fin desbaratar toda la organización montada para el evento. Sus padres y los míos preocupados, pero de mi novio nada. No sabemos nada de él, como si se lo hubiera tragado la tierra.

Dentro del dramatismo de los hechos que me relataba, no había en ella ni la más mínima manifestación de odio, de disgusto o de rabia. Yo estaba convencido que no me había equivocado lo más mínimo, cuando, mentalmente pensé que tenía ante mí una gran persona, una gran dama, una gran mujer. Y desde lo más profundo de mi corazón no pude, sino felicitarla por haber  tenido la suerte de que aquel hombre, con el que ya había compartido dos años de su juventud, hubiera desaparecid de su vida, antes de que le hiciera un daño irreparable. Convencido estaba cuando le aseguré que ella se merecía mucho más y que el tiempo me dará la razón Estoy convencido de ello.

¡¡CUÁNTAS ENCRUCIJADAS!!

Escibir puede ser un ejercicio fácil o complicado. Según cómo se mire. Uno termina por creer que lo más difícil es concebir una idea y darle sentido plasmándola en unos folios.  Reconozco que no es muy sencillo  ese proyecto, pero cuando lo consigues llegas a pensar que ya desembarcaste. Pues no. Entonces comienzas las maniobras de arribo, de atraque,  que son, por lo desconocidas, las más laboriosas y entrincadas. Con frecuencia más,  que la propia realización del libro. El desconocimiento de los caminos y el acoplamiento de los tiempos de las personas que intervienen, tiene mucho que ver. Confío que en breve todo finalice y lo único interesante deje de lado las complicaciones y se muestre tal cual es, para conmseguir la aceptación o el rechazo de quien lo tenga en sus manos. Esa es otra. Posiblemente sea esa la razón que te produce tanta inquietud. Saber hasta dónde llegan sus paginas, si tienen un largo recorrido o se quedan en los inicios. En fin que todo ello es un laberinto de encrucijadas que te mantienen en un sin vivir. Es parte de la vida misma. Por lo que a mí respecta ya tuve mi compensación cuando una encantadora Señorita me entregó el primer ejemplar, recién salido de las máquinas.20160802_095615.jpg

ME NINGUNEAN

Mis amigos Pico Amarillo y Papo Rubio, con toda su familia, me ningunean de una manera escandalosa. Como está siendo un verano tremendamente seco y caluroso, los prados se han agostado de tal manera que hubo que segarlos rápidamente.PAPORUBIO

La Primavera y el principio del Verano fue muy lluvioso y la raiz de plantas y ´rboles estaba bien alimentada. Ello dió lugar a unos pastos abundantes y crecidos. En ellos se criaron toda clase de insectos. Y ahí tienen aves y pájaros un alimentos suculento que aprovechan al máximo. Razón por la cual, mi ventana lleva días sin ver la presencia de ninguno de sus habituales visitantes. Ya les espero cuando llegue la época de las vacas flacas. Es un decir. Confío que no. Confío que cuando tenga la dicha de verlos de nuevo a la procura del alimento que les tengo preparado, se me olvide mi enfado y me dedique a lo importante: Gozar con su presencia y con sus trinos. Estoy deseoso de que llegue ese momento, aunque aún tardará. En varias ocasiones los he visto entre el heno segado, cazando grillos, saltamontesy  cigarras y . Alguna de éstas les creaba dificultades pero su persistencia era, al fin, recompensada.Sin tí3tulo

Realmente, pienso yo, ¿No hay una gran similitud entre el comportamiento de mis amigos Papo Rubio y Pico Amarillo, con nosotros mismos?