HOY HE VUELTO A LA UNIVERSIDAD

img_20181009_1953333141515922600653551682.jpgHoy he vuelto a empezar. Sí, he vuelto a la Universidad para perfeccionar mi estilo literario en lo que a Novela se refiere. No cabe duda que escribir, cualquiera puede hacerlo. No hay más que ponerse enfrente de un ordenador y en su defecto, agarrar un bolígrafo y rellenar unos cuantos folios de lo que se te ocurra. Después viene el largo camino a recorrer. Además ese camino es inmisericorde. Hay que encontrar quien lo pase a limpio y lo ponga en un libro. Si ésto se consigue, nada fácil, el camino se empina de tal manera que salvar su pendiente, raya en lo imposible. ¿Por qué se empina tanto? ¿Cuál es la causa? Sencilla y llanamente, conseguir encontrar quien lo lea. Quien lo lea en su totalidad. Recuerdo una mañana que vinieron por mi casa, un apicultor y su ayudante. Éste no me conocía y al hacer las presentaciones, el dueño de las colmenas me presentó a su compañero, destacando mi afición a la escritura, abundando en que ya había escrito algunos libros. Su interlocutor no vaciló, pleno de sinceridad, en contestarle que eso lo hacía cualquiera. “Lo hace hasta Belén Esteban”. La verdad, yo no sabía quién era la tal dama, pero, en el criterio del buen señor, debía ser alguien de tan poca relevancia que mi capacidad debía estar más o menos a su nivel. Es cierto, queda dicho. Cualquiera puede escribir, pero hay que hacerlo bien o, lo mejor, es estarse quieto. De ahí que yo no quiera estar quieto y me haga cerca de 200 Kilómetros, ida y vuelta, y me vaya a la Universidad a conocer más en profundidad el modo de escribir e intentar escribir bien. Intentar por todos los medios conseguir que señores tan sinceros como el ayudante del apicultor, si tiene la osadía o humildad de leer alguno de mis libros pueda decir: “Este hombre es UNO DE TANTOS y MERECE LA PENA subir a lo alto de ARDUINA y cabalgar con él sobre el jabalí, como lo hace, según la Mitología Celta, la bella diosa ARDUINA, de la que dice él, y no le falta razón para ello, que está locamente enamorado.” img-20180927-wa00025639557502110833443.jpg

Anuncios

EL CAMINANTE DESPIERTA EN ARDUINA

 

img-20180927-wa00014885120339530685588.jpgEl próximo sábado, día 6 de los corrientes, en el Salón de Actos del Concello de Beariz, el Caminante presenta su último libro cuyo título es ARDUINA. No voy a realizar un expoiler descubriendo de qué habla su contenido. De lo que estoy convencido, es de que sus relatos, no dejarán a nadie indiferente. Muchas de sus páginas están ilustradas por unos dibujos realizados a acuarela, por el cuidadoso y luminoso estilo del pintor RAFAEL PRIETO. Cada ejemplar lleva una lámina (litografía) con las mismas imágenes del libro. El producto de la totalidad de su venta, se donará a la Fundación ENFERMEDADES RARAS. Menos los 100 primeros ejemplares que se vendan, los cuales serán entregados a la Fundación contra el Cáncer Juvenil, en recuerdo a mi joven y entrañable amigo Daniel  Prado Lamas, cuya enfermedad lo separó de nosotros a los 20 años. Lo separó físicamente, porque él sigue entre nosotros en el recuerdo como ejemplo de luchador. Actitud que mantuvo hasta el último momento. Os espero el sábado, día 6, a las 7,30 de la tarde en el Salón de actos del Concello de Beariz. Gracias, mis sufridos lectores y sobre todo, gracias mis encantadoras lectoras. Con vuestros comentarios y sobre todo con el cariño que le regalais a mis personajes, haceis que las noches escribiendo, sean un paseo por los campos floridos y aromáticos de la ilusión. Y sois vosotras quienes los perfumais. La explicación de estas imágenes, la encontrareis en el contenido del libro. Son más de 200 páginas de temas muy variados. Cuento con vuestra colaboración, sobre todo, porque con ello colaborareis a una buena causa: Intentar que algunas personas tengan un momento de mejor calidad de vida, con nuestro granito de arena, creo que es un proyecto muy loable. Gracias anticipadas. Os lo agradezco, os respeto y os quiero. Hasta el sábado próximo.img-20180927-wa00025639557502110833443.jpg

 

BEARIZ LES DICE:BUEN CAMINO AMIGOS

img_20180915_2016389802771734444143095307.jpgHace unos días publicaba en esta mi página, el primer artículo al CAMINO DE SANTIAGO SANTIAGO POR BEARIZ. Hoy, rebosante de felicidad, sigo escribiendo sobre el mismo tema, porque razones tengo para ello. A estos cuatro esforzados del Camino les siguen otros muchos que ya han comenzado a visitarnos en estos días, diferentes grupos que se hacen lenguas de la belleza del Camino y del trato que reciben de las gentes que les ven,img-20181001-wa00163557961860276269562.jpgEn bicicletas, unos y caminando otros, todos se sienten felices por el Camino recorrido La dureza de la jornada, la recompensa el placer del paisaje que jalona la ruta. Es aleccionador contemplar estas gentes que vienen de las más diversas y lejanas latitudes, deshacerse en elogios de todo lo disfrutado. Todos ellos toman como punto de partida, la ciudad de Braga, a la que llegan de muy diferentes maneras. Los que vienen del País Hermano utilizan los más diversos medios, dependientes del modo que luego harán el Camino. Los que proceden del resto de Europa, lo más frecuente es que viajen hasta Oporto por vía aérea y después en autocar hasta el cercano punto de inicio que, como digo es Braga. La última en pasar, esta mañana, fue una joven procedente de Ucrania. img-20180821-wa00322391229648545471959.jpgLuces y sombras, siguen al Caminante según se aproxima a la Casa del Hijo del Trueno .img-20181001-wa00155783238997299954986.jpgEste reencuentro de pueblos de la ruta con los Peregrinos de Santiago, nos obliga a los vecinos de estas localidades, despertar de un largo letargo que nos muestra una de las caras más bellas de los amaneceres históricos. En ese despertar, tienen mucho que ver personas como Carlos Barreira, de Codeseda, Josefa, Carlos Gulías, entusiasta Bearicense a quien se le encomendó, mejor dicho, quien se ofreció a traducir al Francés, idioma que domina a la perfección, el idioma galo y otras personas que a lo largo del Camino iremos encontrando. Pero sobre todo la encomiable labor del citado Presidente del Grupo de Codeseda, Carlos Barreira. Seguiremos hablando de lo que tanto nos honra e interesa.img-20181001-wa00146982967250519108341.jpgVengas de donde quiera que fuere,te deseamos BUEN CAMINO PEREGRINOimg-20180821-wa0035-38480855186181082811.jpg

BEARIZ, EN EL CAMINO DE SANTIAGO

img_20180915_2016389802771734444143095307.jpgNo hay más que hacer un recorrido con la mente, saliendo del Norte de Portugal hacia Santiago de Compostela, para sacar la lógica conclusión de que Beariz está en el Camino de Santiago. Por su situación geográfica, los condicionantes hidráulicos y orográficos que concurren en el tramo que separa Pazo do Arenteiro, cuna y centro neurálgico de los Caballeros de Santiago, donde residían los Maestres de la Orden y desde cuya población se impartían las instrucciones que regulaban todos los movimientos del peregrinaje hacia la Sepultura de uno de los Hijos del Trueno, Santiago, el hermano de San Juan, hijo del Zebedeo, Beariz es uno de los puntos más favorables para que el Peregrino haga el recorrido de la forma menos incómoda. En el día de hoy, cuatro de esos esforzados del Camino, procedentes del vecino Portugal, hicieron parada en nuestro pueblo haciéndose lenguas de la belleza del recorrido, cuya dureza que sin duda tiene, la mitiga la presencia del río que custodia el camino haciéndose presente en cada curva del mismo.

img_20180915_2020128302163215349429070781.jpgPertenecientes a un grupo de enamorados de múltiples recorridos, dos de los componentes tuvieron que hacer un receso para tomar un “aire” y reanudar después el Camino con sus compañeros. Este deportista grupo que hoy nos visitó y que responden al nombre de DESNIVELADOS, después de compartir con nosotros unos momentos de conversación y reponer fuerzas con un pequeño refrigerio, prometieron hacerse eco de las bondades de todo lo encontrado durante la jornada que les trajo hasta nosotros. Después de todo ello, tomaron de nuevo sus bicicletas y por nuestra parte desearles BUEN CAMINO reanudaron su marcha hacia el otrora Campo de la Estrella, luciendo sus mejores sonrisas.img_20180915_2020489201530013484729402663.jpg

“…PERO HABERLAS HAILAS”

img-20180911-wa00085729470389555029194.jpgYa el sol se había cansado de subir y bajaba bastante rápido a su lecho, para descansar. Salí con ánimos renovados con el fin de realizar mi acostumbrada caminata, cuando a pasar “A Revolta”, me dí de bruces con mi amigo y vecino, Julio Janeiro. Julio lo fue casi todo en este mundo que le tocó vivir. Después de unas vivencias propias de la aldea, siendo aún muy joven, ejerció el oficio de panadero y según iba cumpliendo los años iba aumentando sus actividades. Corredor de maderas, aserrador, practicante (ahora ATS) director de banco, apicultor y un sin fin de profesiones más queocuparían todo el dina cuatro de mi ordenador. Entre todas esas cosas, Julio es, además, un buen conversador y como se te ocurra darle pie para iniciar cualquier tema, despídete de todo el programa que hayas podido hacerte, porque no lo cumplirás. Y lo bueno, es que la mayoría de las veces, por no decir siempre, a su lado se aprende mucho. Me salió una pequeña mancha en la sien izquierda y le faltó tiempo para darme el remedio que la hiciera desaparecer. Me dijo que cogiera una hierba llamada “Celedonia”    la cortara y con el jugo que suelta, rociara la mancha. Me eché a reir. No se molestó por ello. Y comenzó como siempre que le das la oportunidad de hacerlo. Ya lo dije al principio. “Mira, un día, cuando ejercía mi profesión de Sanitario o de Practicante, me llamó el Médico que entonces teníamos en Beariz y me dijo que teníaque hacerle unas curas a Don Manuel, el Cura. Que le había visitado, pero que visto el mal que tenía, poco podía hcer él como Médico, que yo le visitaría y le haría el tratamiento pertinente para curarlo. Dicho y hecho. Me fui a casa de Don Manuel y le dije lo que el Doctor me había sugerido. El buen Cura me agradeció mi presencia y mi disposición a curar sus posibles males. Me invitó a pasar a su habitación y se bajó los pantalones. Lo que aquel hombre tenía en sus glúteos, muslos y entrepiernas, no es para describir. Una pura llaga. Lo primero que le pregunté, ante lo que estaba viendo, fue si él había depuesto fuera de casa. Su respuesta fue inmediata. Me dijo que hacía unos días tuvo un apretón y no pudo resistirse. Paró el coche y se metió entre la maleza para vaciar su inquieto vientre. Que había mucha hierba que le invitaba para hacerlo. No pude sino decirle que, con mucho sentimiento por mi parte, el remedio para subsanar lo que él tenía, tampoco estaba en mis manos. Era necesario recurrir a una persona, concretamente, eso tenía que solucionarlo Salustiana (Nombre cambiado por respeto a la persona cuyos hijos están entre nosotros). Ella tiene los poderes que pueden curarla. Es necesario que ella lo vea y ponga los remedios adecuados. Don Manuel abrió los ojos que parecían salírsele de las órbitas, al mismo tiempo que contrariado y gritando como un energúmeno, me dijo que de ninguna manera. Esa mujer no podía curarlo, ni él quería ni ella, seguro ue tampoco. Que no se podían ver ni en pintura. Me costó mucho convencerlo para que yo pudiera hablar con Salustiana y ver si ella accedía a poner los medios para curar aquel cuerpo maltrecho. De no ser así, le auguraba un triste desenlace. Después de un buen rato conseguí que me permitiera hablar con la señora de los “poderes especiales”. Luego tuve que visitarla yo para ver si ella, que no tenía mejor querencia hacia el cura de la que éste sentía por ella, estaba dispuesta a poner sus “poderes” para curar al viejo cura. La batalla dialéctica fue muy similar a la que mantuve con el abade. Por fin conseguí arrancarle el deseado sí. La preparé  haciéndole saber lo que se iba a encontrar y que demostrara la máxima naturalidad. Me lo contaba Salustiana misma, que se quedó de piedra cuando contempló las llagas que aquel viejo cuerpo tenía. Inmediatamente le diagnosticó, sin que él abriera la boca. Le dijo que él había depuesto en el campo, donde había maleza de unas determinadas peculiaridades. Que entre esa maleza había una salamandra (“pinta” en gallego)  justo en el lugar donde había caido su excremento. El animalito al sentirse molestado por lo que le vino encima le escucpió su veneno y eso era lo que le había producido tal deterioro cutáneo. Que tenía que estar durante 15 días con un tratamiento que ella le preparó con hierbas que ella misma recogía. Todos los días iba la buena de Salustiana ha realizarle las curas y antes de una semana, para sorpresa de todos, los buenos oficios y los poderes sobrenaturales de la otrora mala vecina, puso al viejo cura a caminar con normalidad. Desde aquel momento, Don Manuel y Salustiana fueron dos buenos amigos. Eso sí, el burro en la linde. El con su credo y ella con sus podres paranormales.