EL CAMINANTE SE VE EN SUS NIÑAS

img-20190622-wa00564878844223338961610.jpgQue hay seres privilegiados, nadie lo pone en duda. Que soy un ser privilegiado, seguro que no lo pienso más que yo. Pero estoy tan convencido de ello que no hago sino dar gracias al Dios en el que creo por haberme convertido en tan afortunada persona. Me explico: Todos los que me conoceis, de sobra os consta que mis valores de todo tipo, apenas alcanza la nota de aprobado. Y eso si no se escarba un poco y, entonces, hasta puedo suspender. Mi fortuna está en las personas de las que me ha rodeado ese Dios del que hablo.img-20190622-wa00595890261602452716778.jpgEl cansancio no impide el paso a la ternura que también tiene sus momentos

El esfuerzo de las jornadas transcurridas hasta el día de hoy, se va eliminando con el descanso de cada noche. Sin embargo esa recuperación, no es del todo cierta. En el organismo queda un poquito del esfuerzo que no se elimina. Y ese poquito del primer día se reune con el del segundo y así sucesivamente, hasta que lo va notando más de lo que uno desea. Y es en ese momento cuando buscas donde lo haya el antídoto  que  inmuniceimg-20190622-wa00438510664117404204779.jpgNada tan efectivo como la vitalidad de mis niñas reflejada en sus sonrisas.

La belleza del paisaje nos envuelve. El aroma de los arbustos floridos o preparándose para hacerlo, insuflan en nuestros pulmones oxígeno y nuestra sangre reacciona.img-20190622-wa00073864936013312802009.jpgY cuando la floresta deja de arroparnos, entra en escena la historia de una tierra tan afortunada como esta nuestra España. Muchos siglos nos saludan cuando llegamos a Ponte vea. Los mejores canteros del mundo dejaron su impronta  en obras como se refleja en este majestuoso y bien labrado puente, trovador de tantas historias y tan orgulloso de sí mismo que le dice a río Vea: No te manches que quiero reflejarme en el espejo cristalino de tus aguas. Y el río fiel compañero de tantas y tantas cuitas, lo haceimg-20190622-wa00442674865185511679898.jpgLos dos se despiertan cada amanecer en un abrazo de fraternal camaradería, contribuyendo con ello al discurrir de la historia, escrita con la sempiterna piedra que seguirá siendo testigo de los tiempos pasados y el agua, siempre la misma y siempre diferente, le prestará sus servicios para que siga luciendo su ancestral galanura.img-20190622-wa00227020135996810088412.jpgLo mismo que el puente se mira en las aguas límpidas del Vea, y cuando las fuerzas me flaquean me miro en las sonrisas de mis niñas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s