PRINCESAS QUE DEJAN HUELLAS

Es muy posible, por tu corta edad, que no te sea dado saber que por donde vas dejas huella. Princesita de lo áureos cabellos y tez de rosado amanecer. Te ruego permitas que este humilde y solitario montañés, de muchos años vividos pero juvenil corazón, se convierta en tu vocero y grite  a los cuatro vientos, para que ellos los esparzan por doquier, que tú, querida niña, que llevas el mismo nombre que la joven  de la  que Paris se enamoró, tú, como ella, dejas por donde pasas huellas indelebles y sonrisas que cautivan, morritos que enamoran y ojitos que hacen saltar en los adentros de quien los contempla, volvoretas multicolores que deleitan compartir. Como lo haces ahora, querida niña, nunca dejes de regalar esas sonrisas que, además de colmar de placer a los que te quieren, compensarán tu vida del bienestar transmitido. Gracias por hacerme partícipe de ese placer. Gracias por regalarme unas horas de tu ilusionante vivir. Gracias por cumplir cerca de mí cinco años y medio, cuando viniste y cinco años y un día cuando me dejaste. Gracias Princesita de Teo, hija de Franco caballero y Dama de Amanecer Marismeño.

Anuncios

2 comentarios en “PRINCESAS QUE DEJAN HUELLAS”

  1. Que manera más reconfortante de darle fin al día y al inicio de la noche. Tus palabras no reflejan otra cosa que el amor que sientes pon mi princesa. Te queremos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s