HE INCUMPLIDO MI PALABRA

wp-1485204097594.jpegHace algún tiempo, publiqué en mi Blog, una conversación que matuve con mi viejo Nisan. Había tenido la descabellada idea de venderlo, después de pasar unos cuantos años juntos.Viendo la cara de tristeza que é ponía, ante esa posibilidad, le prometí que no nos separaríamos por nada del mundo. Si viejo él, no lo era menos, proporcionalmente, su dueño, osea, yo. Por razones que no vienen al caso, entre ellas, el tener que viajar muchas veces a la Capital del Reino, por cuestiones de salud, tuve que dejar el proyecto de RECCUPERACION DEL PORCO CELTA. La utilidad del Nisan, tan importante en todos estos años pasados, dejó de tener sentido. Se pasó, en los últimos meses, arrinconado al lado de mi casa, sin moverse. Cada vez que lo miraba, me entraba dolor de corazón. Tampoco su cara era una sonrisa de placer. Por todo ello, hace unos días, tuvimos una larga e instructiva conversación. Yo le expuse mis ideas y escuché las suyas. No fue ´fácil llegar a un acuerdo que satisficiera ambas pares. Pero cuando se quiere llegar a un acuerdo y en cada lado de la mesa hay un poco bastante de cordura e interés de llegar a un entente, se llega. Nosotros, mi Nisan y yo, no íbamos a ser menos. Solo en el caso, le dije yo, de que llegue alguien de auténtica solvencia, con la plena garantía de que su comportamiento contigo va ser cónsono con lo que los dos deseamos, llegaremos a un acuerdo de separación. El asintió, mientras sus ojos hacían un recorrido por su epidermis, parte de su cuerpo que se halla más deteriorada. Sus órganos vitales, con el desgaste propio de los muchos años, está en óptimas condiciones. No hicieron falta comentarios. Entendí perfectamente el mensaje. Cuenta con ello. Solo cuando, quien desee ser tu dueño, garantice restablecer tu vestimenta, si le vemos persona de palabra, te irás con él.Si eso no ocurriere, mantendremos nuestra promesa de permanecer siempre juntos. wp-1485204440936.jpegHete aquí que, ayer se presentaron tres jóvenes, una dama y dos varones. Se pararon a mirar al adormilado de mi compañero, muchos días inactivo, en estos fríos invernales. Yo también les miré a ellos. Dejé de hacerlo y fijé mi vista en la cara de Nisan al verse contemplado con cierta admiración. Entendí el mensaje. Me mantuve en silencio hasta que un de los jóvenes me preguntó si sabía a quien pertenecía el apuesto y fornido, vestido de azul, que allí estaba. Le respondí que compartíamos vida dessde hace muchos años. Mientras esto decía yo, con el rabillo del ojo, observaba a mi fiel compañero. Su cara era una revelación de intencuiones. Su gesto un poemario de felicidad, pensando que una juventud exultante, ocuparía los espacios de su nueva vida. No hicieron falta acuerdos de ninguna clase. Convencido, como estaba yo de la felicidad que iba a proporcionar a mi Nisan, nuestra separación física, que no afectiva, di el place en el acto.  wp-1485207350671.jpegQuien se lo llevó es ” DERMATÓLOGO DE COCHES” A los pocos instantes lo ví, a los cuatro, por los altos del monte, retozando y contagiándose cada uno de ls virtudes del otro. Larga y juvenil vida QUERIDO NISAN. Siempre te recordaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s