EL CAMINANTE YA ESTÁ EN SU RETIRO

img_20181210_181951004_burst000_cover4385709754047848162.jpgAl menos es lo que pienso y deseo. También es cierto que no es necesario la soledad, tal como la entendemos, para la persona sentirse sola. La soledad no existe, se crea. Puedes estar en medio de una multitud inmensamente ruidosa y sentir la soledad. O estar en medio de un páramo desértico sin compañía visible, y tener un legión de compañeros a tu alrededor. Repito, la soledad por sí misma, no existe, la crea la persona con su aislamiento. Después de los primero días de acoplamiento, regreso a mi realidad, expresada en mi sentir. De nuevo fluyen los conceptos y mientras las preñadas nubes huyen del alborotado Cantábrico, la quietud de los altos picachos las desgarra para que suelten su beneficiosa carga sobre verdes praderías y empinadas cuestas donde pacen vacas y ovejas de las más diferentes razas. Es un espectáculo ver estas enhiestas laderas, tachonadas de ganado que pacientemente triscan la verde hierba que se traducirá en suculentos manjares para satisfacer los paladares más exigentes.

He querido esbozar la imagen que desde mi ventanal, diviso en el horizonte más próximo. Ahora tocan otros deberes. Luego seguiré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s