ELCAMINANTE Y SU HERMANA REMEDIOS

20160506_0010076859183724572672420.jpgHoy, como persona, tengo el corazón roto. Como Cristiano creyente, me siento infinitamente feliz. Mi hermana Remedios nos ha dejado para irse a los brazos del Eterno. Si como humano, repito, me siento huérfano, no puedo dejar de sentir en lo más íntimo de de mis ser la paz espiritual que acaricia el alma cuando sabes que la Luz Infinita, ilumina desde ya, todo su eterno vivir. Remedios fue la persona que a los siete años comenzó a formar el ser de este hermano que hoy lucha entre dos fuerzas, ya mencionadas, la humana y la de la Fe. Ella puso las primeras piedras de este edificio que comenzó a construir allá por los años treinta del siglo pasado. Remedios es, porque las personas como ella no mueren nunca, siempre están vivos en el recuerdo, una buena hija, una excelente hermana, una fiel y amorosa esposa, una entregada sin reservas madre, una dulce amiguita de sus nietos y, sobre todo una excelente PERSONA. Sí, con mayúculas, porque así es ella. Adorable hermana, escribiría sobre tí todos los días que Dios tenga a bien regalarme y no tendría tiempo para contar todo lo bueno que realizaste mientras físicamente compartiste con nosotros este mundo. Solo te pido encarecidamente un ruego: sé mi valedora ante el Padre. Te quiero y te llevaré conmigo todos los días de mi vida.

2 comentarios en “ELCAMINANTE Y SU HERMANA REMEDIOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s