EL CAMINANTE ¿…? REFLEXIÓN

Se me ocurren un sin fin de titulares, sin embargo ninguno de ellos aglutina en su contenido lo que quiero expresar. Pongo entre interrogaciones todo aquello que al docto lector se le ocurra pensar, si se para por unos momentos, en el mundo que nos ha tocado vivir. Reduciré los espacios para no perdernos. No, en el mundo… sino en el momento en el que nuestras vidas se están desenvolviendo. En absoluto me refiero a nada en concreto, sino en el aspecto genérico dentro del cual se engloba cada instante de nuestra vida, ni siquiera diario sino instantáneo. Por supuesto, y así lo he expresado en multitud de ocasiones, que admito que somos seres mutantes, y tanto es así que en poco o en nada nos parecemos en unos segundos a cómo éramos instantes atrás. Solo hace falta el más insignificante motivo para que nuestra actitud no se parezca en nada a la que era unos segundos antes. Y, ¿a dónde nos conduce esa fácil vulnerabilidad? No tenemos más que observar nuestra propia predisposición a cambiar de opinión en innumerables situaciones que se nos presentan cada momento de nuestra existencia. Y, no es tan ostensible porque, de alguna manera construimos una carcasa de autodefensa de nuestra propia debilidad para no someterla al juicio implacable de nuestros semejantes. Ese habitáculo es tan inaccesible como vulnerable, dependiendo de la capacidad que tenga, quien intente abordarlo. Por supuesto teniendo en cuenta todo lo expresado anteriormente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s