EL CAMINANTE: HASTA A MI ME CUESTA CREERLO

Tal vez por ser nieto, hijo y hermano de cazadores, siempre he tenido un cariño muy especial a los perros. Como la convivencia entre los estos y los gatos nunca fue buena, me quedé con la de los canes y renegué de los “Micifús”. Dicen que el tiempo va poniendo a cada uno en su lugar. A veces, y desgraciadamente con demasiada frecuencia, ignoramos cual es el nuestro. Han pasado los años, muchos, y desde hace algunos, ninguna de las dos especies, ni perrunas ni gatunas, compartían conmigo vivencia alguna. Los perros, porque dada mi costumbre de viajar con mucha frecuencia, no podía cuidarlos ni dejarlos solos. Los gatos, por las razones ya expresadas, nunca habían gozado de mi simpatía. Ignoro cómo comenzó todo. Al principio apareció uno por los aledaños de la casa. Por cómo maullaba sin apenas pronunciar la i, en vez de miau, decía mau y, por aquello de “Mau-Setún” le puse por nombre: Setún. No se metía con nadie, no molestaba, se le dejó estar. Luego apareció otro, ya eran dos. Tampoco incordiaban y daban color al entorno.

Al matrimonio Setún y Setuna se les unieron otros de todas las edades y colores.Vinieron blancos como la nieve, otros blancos con pintas, amarillos, negros. Algunos tienen en sus caras figuras tan bellas como increíbles, pero el que goza de todas las preferencias y defiende su status con garras y dientes, es Setún. Mantiene su jerarquía incólume por haber sido el primero en ganarse mi cariño. Yo lo respeto.

Cuando llega la hora del almuerzo, se sube a la ventana donde se le pone su comida y si hay bastante, ya se sirve para que así sea, invita a su compañera, con el objeto de que suba a la ventana y también sacie sus apetito. Ésta, a su vez, hace lo mismo con sus otros congéneres y así se sacian todos y yo gozo viéndolos. Cuando mis hijos se percataron de mi cambio de actitud, les costó mucho creerlo. Ya lo dijo San Pablo: “El hombre viejo debe morir para que renazca el joven”. ¿ Será que el amor ha hecho renacer al hombre joven con tal ímpetu que es capaz de amar hasta a los gatos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s