EL CAMINANTE: NOCHE DE REYES.

Noche de Reyes, noche de ilusiones, noche en la que los astros ceden parte de su luminosidad para que la que guía a los Tres Reyes Magos de Oriente, ilumine el Camino que lleva a la casa de todos los niños. Esta es la noche en que los años no cuentan. En esta noche todos debemos convertirnos en el Ave Fénix de nuestros primeros años de vida. No importa que los años que haya vivido y las etapas que haya superado. Esta es la noche en que renace el niño que todos llevamos desde que nuestra madre nos depositó en este mundo. Al amor de la lumbre adormecida o a la sombra del árbol que adorna nuestra sala, hemos colocado nuestros zapatos limpios. Junto a ellos agua para los camellos y polvorones acompañando a unos trocitos de turrón para que los Reyes repongan fuerzas. Sí, claro, a la derecha de la bandeja de los dulces, las copitas llenas. No importa el contenido. Ellos son Magos y lo convertirán en lo que más les guste. Veo que mi zapato izquierdo tiene algo de barro en la puntera. Voy a limpiarlo. No quiero que ellos piensen que no soy un niño limpio y me dejen nada. ¿Carbón? No ahora ya no dejan carbón. Me voy a dormir. En cualquier momento podrían llegar y si me ven levantado, se pueden enfadar. Taparé mi cabeza con las sábanas para no ver nada y dormirme antes. Antes de hacerlo, un ruego: Sé niño aunque solo sea por esta noche. Renacerás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s