INTROITO

De vez en cuando, con el diario de los aconteceres de cada jornada, iré intercalando algunos de mis relatos. Por eso el título de hoy se llama introito. El cuatro de diciembre ha transcurrido sin ninguna novedad que resaltar, dando por hecho que cada segundo que vivo es un cántico a mi ilusión de hacerlo, por el regalo que me hace la vida permitiendo que disfrute con ella. Por resaltar algo diré que hoy se llevaron un cerdito Celta, de la Explotación que pesaba 231 kilogramos. Cuando me desprendo de alguno de ellos me da mucha pena, lo que demuestra mi incapacidad para negociar con aquellas cosas que quiero. No debía ser así, pero así es.

Hoy subiré una leyenda que me contaron unas señoras encantadoras del Ribeiro y que me impactó mucho. Para escribirla, recorrí paso a paso, todos los rincones y visioné muchas de las cosas que tuvieron y tienen, su protagonismo en el acontecer de los hechos que se relatan. Tales como el pozo, los rosales que hay en su derredor, las piedras, los parajes, en fin disfruté viendo muchos de los objetos y sitios que ya exisstían hace muchos, pero que muchos años. Ahí os va.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s