TIEMPOS DE VACAS GORDAS

wp-image-672675231jpg.jpeg

Papo Rubio y Pico Amarillo, al igual que sus familias, siguen acudiendo al pesebre que tienen en la ventana. Estos días que me ausenté de Os Cotiños, no han tenido ninguna consecuencia. En otras ocasiones cuando me ausentaba, al regreso me ganaba los malos modos, por dejarlos abandonados. En esta ocasión, como dejé el pesebre lleno, sobrado para los días que estuviera fuera, nada de nada. Además, en la época  que nos encontramos, con abundancia de frambuesas, grosellas, cerezas y otros frutos, propios del verano, a su pesebre casero, vienen para no perder la costumbre y como queriendo demostrar que esa comida les pertenece y la van dosificando, pero haciendo el mayor gasto de la otra que si no la aprovechan, otros colegas se la comen. La verdad es que me ha dado mucha alegría verlos otra vez aunque, como digo, la mayor provisión de alimento, lo hacen fuera de mi vista. Sorpresivamente encontré a Pico Amarillo deleitándose comiendo frambuesas en el huerto de una vecina. Me miró y en su mirada aprecié una sonrisa de complicidad. Allí lo dejé y él agradeció mi gesto. La familia Papo Rubio viene menos y apenas los veo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s