POQUITA COSA YA ES MADRE.

Mis sospechas de que Poquita Cosa debía haber parido se confirmaron. Pregunté a todas las personas que, de una u otro manera, hubieran visto a la perrita en alguna ocasión. Una señora que, por hallarse muy limitada en sus movimientos, se pasa muchas horas en su balcón, me dijo que la había visto.

–Xa non ten barriga (ya no tiene barriga). Como es natural ello me confirmó definitivamente mi sospecha de que Poquita Cosa, había parido. La busqué por todos los lugares que, en buena lógica, debía haberlo hecho. Pero la lógiica de los humanos, tiene poco que ver con la lógica de los perros, al menos con la de Poquita Cosa. Horas y horas de búsqueda infructuosa. Pero la constancia y el pararse a pensar, de vez en cuando, si no te aseguran el éxito, te acercan a él, de manera inexorable. puerta1 Casas viejas deshabitadas. Cuadras vacías, sin puertas. Acceso

libre a quien lo deseara. Todo inútil. Una cuadra cerrada, con tarabelo y llave. Orificio limpio sin ninguna hierba en la proximidad de la entrada. Intimidad  y privacidad absolutas. perrita Desde un lugar discreto, monté la guardia. Si era allí, Poquita Cosa no tardaría en salir o entrar, dependiendo de si estuviera fuera o dentro, como es lógico. Después de varios meses sin caer una gota de agua, comienza a llover. perritapuertaLa recibo con mucho gusto. La necesitamos. Mis sospechas se confirman. Por una callejuela que desemboca en la calle principal, que en realidad es un camino, baja corriendo Poquita Cosa. Casi ni respiro, por si, mi aliento, ella lo percibe y evita, lo que tanto deseo. Acelera el paso y se dirige hacia la puerta, de la que yo sospecho. Corre y, en efecto, se mete por el agujero que yo pensaba, que era su puerta particular. Sin perder un segundo, me voy hacia la puerta, ansioso por ver lo que hay dentro. Poquita Cosa, no solo ha elegido un lugar íntimo, además la puerta tiene tarabelo y llave. Me convierto en un asaltador de cuadras y consigo abrir, después de mil dificultades.20171101_175448.jpg Ya dentro me encuentro con, dejo de hablar y que lo digan las imágenes. El blanco y el gris, sé de quién son hijos.20171101_175322.jpg El negrito, ese no es si es que se pasó de playa, tomando el sol o bien, al padre no conseguí verlo nunca. 20171102_125955.jpgA lo mejor es de una generación remota, dicen que hasta la antepasada doce, puede dejar huella de su existencia20171102_125950.jpgEste es el padre de…..no hay duda20170904_114156_HDREste es el padre del gris marrón20170904_145255Pero ahora, los muy sinvergüenzas, ni señales de vida dan. Si Poquita Cosa no buscara y Pepe no proveyera….Son unos malos e irresponsables padres. en cuanto ella dejó de darles placer, la ignoraron y la dejaron que se arreglara como Dios le diera a entender. ¡¡Qué injusta es la vida donde el egoismo es el santo imperante!! Y cuánta similitud hay entre ……… Ahora, hasta que le busquemos una casa que garantice un buen cuido y mucho cariño, no les faltará de comer. Acaricié a Poquita Cosa cuando la felicitaba, por ser madre y no os imaginais, lo cariñosa y contenta que se puso. ENHORABUENA FELIZ MADRE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s