CORREGIR ERRORES

Sin que tenga una explicación, hay veces que te empeñas en fabricar una frase o una reflexión y la repites como un papagayo, sin darte cuenta que es todo un disparate sin sentido.

Tuve una temporada de bastantes años de duración en que se me ocurrió decir a quien me hiciera una faena que considerara contraria a mis intereses, seguridad o cualquiera otra incidencia, bastante ofensiva El insulto, como tal se puede llamar lo que yo soltaba por mi boca, no era otro que :Cuando tu madre te engendró, tu padre no estaba en casa. Siempre lo decía cuando iba en coche, nunca siendo peatón. La reacción del insultado, ya se puede suponer cómo era. Mejor no la reproduzco. Esas palabras las estuve diciendo, como digo, bastantes años. Ni yo ni los insultados nos percatábamos de la grosería no existía como tal, puesto que la madre, por sí misma no podía engendrar si el engendrador no estaba. Y fue precisamente una amiga quien me corrigió al escuchármelo. Me dijo: Eso  que dices es una solemne tontería. Cuando su madre lo engendró, su padre estaba en casa, quien no estaba, era el marido de su madre.

Otra de las cosas que se dice con mucha frecuencia es que: La vida no te regala nada. Una auténtica falsedad. La vida en sí ya es un regalo. Lo que no hace la vida es es regalarte cada situación en que tú necesitas realizar actos inherentes a la propia vida.

Reflexiones para distraer la mente en momentos de no saber en qué pensar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s