EL CAMINANTE ENTRA EN QUIRÓFANO

Buenas noches. Antes de poner en vuestro conocimiento unos pequeños detalles de lo acontecido hoy, en mi cotidiano vivir, quiero expresar mi profundo agradecimiento a las numerosas muestras de afecto que me habeis transmitido durante toda la jornada. Gracias, muchas gracias. Y ahora os cuento mi pequeña aventura diaria. Tan falta de interés, como cualquier otra, pro sí es algo diferente. Tal vez por eso merece la pena contarla. Poco más o menos fue así:                                                                                                                  En la última I.T.V a la que se sometió El Caminante, mostró alguna deficiencia que convenía subsanar lo antes posible para evitar mayores males. Por todo ello, esta mañana, acompañado de mi hija mayor Beatriz, o lo que es igual, de “Mi parte Luminosa” me personé, previa cita facultativa, en la Residencia Sanitaria de Orense, en el área Santa María Nai. Después de una breve espera de no más de veinte minutos, me invitaron a pasar a una sala donde cambié mi ropa por un coqueto “picardías”img-20190117-wa00015898320498637248844.jpgUna encantadora enfermera me recogió para introducirme en el quirófano. La sonrisa de mi encantadora introductora se multiplicó por cuatro antes de subirme a la camilla donde sería intervenido. En nada se parecía aquel escenario a un lugar de dolor o reparación de averías corporales. Las cuatro damas se encargaron de que sintiera en un ambiente de lo más festivo, incluso cuando me taparon los ojos con un lienzo que me impidió ver, incluso al doctor que me iba intervenir. Muy joven y amable, por cierto.img-20190117-wa00025744175971047355690.jpgSentí unos leves punzamientos en la frente, donde se hallaba la zona a tratar y poco más. En menos de treinta minutos, el Doctor dio fin a su labor. En ningún momento las profesionales que colaboraron en la intervención, cejaron de utilizar sus mejores dotes como tales y sobre todo de humanidad, para que el paciente, en este caso, yo, me sintiera con la mejor predisposición. Agradezco a todo el equipo su labor profesional y, sobre todo, algo que, a ciertas edades valoramos con otras tablas que tienen un mayor significado en nuestro discurrir por el mundo que nos tocó en suerte.img-20190117-wa00044009746507723659614.jpgMe aconsejaron que repusiera fuerzas y yo obediente siempre, así lo hago.img-20190117-wa00067221442438463966608.jpgGracias a todos los que haceis que este mundo sea, a pesar de todo, un mundo habitable. Para celebrar el feliz regreso a casa, nada mejor que unas patatas de mi yerno Raú. Riquísimas. Unos huevos de Mamá Gloria de las gallinas que picotean la hierba de las lindes de Tras do Río. Empanada de “tinga” elaborada y horneada en la panaderia de Beariz. Aceite súper virgen de la almazara de Villarejo de Salvanés. Todo ello regado con el incomparable vino que mi sobrino Secundino y mi sobrina Ester extraen de las uvas de Gomariz. Si a todo ello, se le añade que me lo preparó y sirvió “Mi Parte Luminosa” ¿Qué más puedo yo pedir a la vida? Por todo ello, GRACIAS A TODOS.

 

6 comentarios en “EL CAMINANTE ENTRA EN QUIRÓFANO”

Responder a Rosa Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s