EL CAMINANTE Y LOS ÁNGELES DE BEARIZ

No es momento de lanzar al viento florituras que a nada conducen, sin embargo, es mi personal opinión, sí lo es de reconocer la magnífica labor que hace un grupo de personas que, cumpliendo con un deber profesional que les honra, añaden un plus humanístico que convierte su impecable comportamiento en algo que obliga a este humilde emborronador de folios, pregonar a los cuatro vientos que se merecen el calificativo de ÁNGELES DE BEARIZ. Destacaba hace unos días la profesionalidad de la Guardia Civil, del impecable y docto equipo médico que vigila nuestra salud y de las personas que cuidan de nuestros mayores en la Residencia San Antonio. Hoy, reiterando de nuevo mi reconocido agradecimiento a todos ellos, dedico una especial y muy loable mención, a las personas que con una entrega de inmensa humanidad los ÁNGELES DE BEARIZ, prestan su apoyo incondicional a todos aquellos que, no pudiendo valerse por sí mismos, encuentran en estas jóvenes y algún varón que también hay, a la samaritana amorosa que consigue, con su bien hacer, que su vida sea más llevadera en los años que la naturaleza se deteriora y no puede dar una respuesta adecuada a sus necesidades. Para ellas, en nombre de todas las personas que son atendidas, valga este público, justo, humilde y sincero reconocimiento. Tampoco puedo dejar en mi pluma, la tinta que le queda, sin hacer mención a la magnífica labor que realiza nuestra Monitora del Aula Cemit, Antonella Lizza, siguiendo con sus enseñanzas por “teleclases” para que sus alumnos sigan activos. ¡Cómo ignorar la siempre loable labor de Marta, nuestra servicial y eficiente bibliotecaria, llevando a quien lo solicite el libro que le apetezca leer. Y qué decir de nuestras Farmacéuticas, ahí siempre dispuestas a mitigar nuestros dolores y necesidades con su bien hacer.  Gracias de todo corazón. Gracias, también a los dos comercios que solícitamente atienden nuestras necesidades alimentarias ¡Qué poco reconocemos y hacemos nuestros, los valores de personas tan significadas que conviven con y por nosotros! Deberíamos aprovechar estos momentos de soledad, y mirar un poco hacia nuestros adentros para intentar hacernos más dignos de nosotros mismos siendo coherentes con nuestro vivir y con el comportamiento con los semejantes.     LOOR Y AGRADECIMIENTO, a quienes lo merecen. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s