EL CAMINANTE: UN ALTO EN EL CAMINO

Sí, EL CAMINANTE se ve obligado a realizar un un alto en su caminar. De la manera más tonta, como suelen ser la mayoría de los accidentes, ayer mañana tropecé con un obstáculo que no levantaba del suelo más allá de dos centímetros. El giro del cuerpo fue muy brusco y durante el mismo escuché un chasquido en mi pierna derecha, similar al producido por el látigo de Hárrison Ford, en la “Búsqueda del Arca Perdida”. Consciente que algo grave había sucedido me tiré al suelo. Esperé unos segundos y cuando intenté incorporarme un dolor muy agudo me impedía mover la pierna derecha. Sacando fuerzas de flaqueza logré ponerme de pie y llamé al centro de salud. Me dijeron que si podía hacerlo que me acercara. Con toda clase de precauciones me subí a mi coche y a sí lo hice. Después, los protocolos de costumbre. Al Hospital Público Orense. Silla de ruedas, sala de espera abarrotada de pacientes, y nunca mejor empleada la palabra: Pacientes a la espera de una llamada. Pasa una hora y aún no habían llamado a ninguno. Le dije a mi particular Ángel de la Guarda que me llevara al Carmen (soy abonado de Asisa). A la llegada dos enfermeras muy amables nos atendieron. A los diez minutos un Traumatólogo me invitó a pasar a su consulta. Revisión, diagnóstico: Rotura de fibras en el gemelo derecho, y protocolo a seguir. Afortunadamente para mí, no estuvieron acertados los galenos en su primera revisión y no me sucedió lo mismo que al jefe de Patroclo, mi talón al contrario que el de Aquiles. seguía inmune. Y aquí estoy, de momento no me confinó el maldito Coronavirus, aún no lo descarto, y sí lo hizo una caída tonta en un lugar donde, en apariencia, no había ningún motivo para que sucediera. No puedo decir aquello de “gages del oficio” y sí, “los años no perdonan”.

Un comentario en “EL CAMINANTE: UN ALTO EN EL CAMINO”

  1. Después de leer el relato de lo sucedido, no me queda ninguna duda que aún ante un tropiezo significativo, logra embellecerlo con el buen uso de las palabras. Siempre orgullosa de contar con su amistad, atraves de nuestra maravillosa Beatriz, espero que se recupere muy pronto, que se que asi será pues ese ánimo tan positivo y con los cuidados de Lorena, en muy poco tiempo lo tendremos totalmente recuperado. Un fuerte abrazo José! Cariños

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s