EL CAMINANTE: POR QUÉ NO PUBLICO

Habrán notado mis sufridos seguidores que siempre soy bastante irregular en mis publicaciones, pero en estos últimos días, algo más. La razón no es otra que ésta.

Hace unos días os comentaba el problema que me produjo un paso en falso diagnóstico de un médico de guardia en la entidad de la que soy cliente o socio. Al examinar mi pierna dictaminó que era una rotura de fibras del gemelo derecho. Una pomada, reposo y en unos días, todo solucionado. Pasaron diez y al observar que no había ningún avance positivo, decidimos pedir un nuevo examen. Un doctor de la especialidad de traumatología sentenció asegurando que mi pierna derecha había sufrido la “rotura Aquiles gemelo derecho”. Desde mi total ignorancia sobre los aspectos y conocimientos médicos, me atrevo a pedir a los galenos, algunos muy pocos, que tengan un poco más de prudencia a la hora de realizar un diagnóstico sobre cualquier dolencia que se les presente para ser examinada. He perdido diez días de mi vida, además de exponerme a empeorar un daño que se vio ampliado por un error, humano sí, pero que no era difícil evitar. Debo hacer justicia a mi médico de Familia, el Doctor Xosé Dobarro quien, en una primera revisión en su consulta en el Centro de Salud de Beariz me dijo, con la humildad que le honra: “Estoy por asegurar que es rotura del Talón de Aquiles, pero ve a donde puedan comprobarlo”. Para mi desgracia mi siervo Patroclo no estaba para evitar, no la lanza de Héctor, sino una insignificante astilla en el suelo que provocó mi absurda caída.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s