EL CAMINANTE: EL CUARTO AMIGO.

Estoy convencido que muchos, por no decir todos, los que me concedéis el inmenso honor de leerme, sabéis que he compartido una buena parte de mi vida con tres amigas: Sombra, Soledad y Rumia. Hoy, tengo que añadir un amigo más: Silencio. De los cuatro, posiblemente éste, sea el más íntimo y menos egoísta. Son múltiples las razones que me llevan a pensar de este modo y, estoy convencido que lo comprenderíais. Cada una de las tres amigas lleva consigo una buena dosis de egoísmo que me transmiten y se divierten haciéndolo por lo que gozan que así sea y a mí me gusta que así sea. Sin embargo, Silencio, no exige nada. Para mantenerse incólume, no solo no pide nada, sino que tampoco lo da. Está ahí, pero no se delata. Deja escuchar lo que quieres saber. No dudas de su presencia porque estás sumergido en él. Eres consciente de ello. Te envuelve, te acaricia, te permite realizarte en plenitud, sin aditamentos ajenos a tí mismo. Vivir en el silencio es tenerlo todo. En el silencio interior escuchas la música que solo puede componer el alma. Nada hay tan bello como lo escrito en el pentagrama del espíritu, ni nada tan luminoso como la oscuridad del silencio. Situaciones tan valiosas y tan carentes en el mundo que nos toca vivir. ¡Gracias Silencio por existir sin hacerte notar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s