EL CAMINANTE: EL TIEMPO TODO LO PONE EN SU SITIO.

Soberbio e indomable, ayer bajando de las montañas entonando canciones de guerra y gritos de muerte y destrucción, galopaba desbocado el Río de Magros. Desde lo alto de los montes los castrexos que un día se aposentaron a su vera, sabiendo de sus bondades, hoy, desde los espacios infinitos a donde el tiempo los regresó, siguen admirándolo y rindiéndole pleitesía. Después de mostrar su poder avasallador, viendo que su excitación no hace sino mostrar su fortaleza pasajera, prefiere lucir sus encantos, mostrándola a quien contemplarla quisiera, permitiendo a todos sus compañeros de habita luzcan su indiferencia a la bravura mostrada y aguarden pacientes su retorno compartiendo con ellos su generosa aportación al papel que el Eterno Poeta le asignó. Es el tiempo el juez de la equidad que con su parsimonioso o agitado discurrir, plasma la realidad de todo lo creado.

Desde los altos del Castro, sus habitantes, luminarios curiosos, contemplan su río y se ríen, recordando el ayer, cuando, como hoy se mostraba, amenazador para luego regalar sus impagables bondades, compartiendo con ellos fríos y estiajes. ¡Despierta Beariz y muestra al mundo tus incomparables montañas y ríos y así pueda reconocer tu infinita belleza.!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s