EL CAMINANTE: CUPE SE ENAMORA.

No fue por mala voluntad ni falta de interés, el tener a CUPE tantos días solo. Las exigencias del mercado han motivado este retraso en traerle compañía. No sabíamos lo triste que estaba hasta que hemos comprobado la alegría que disfruta ahora.

No lo digo yo, que la vista ya me falla algo, pero lo hace Lorena y yo la creo, que los ojos de Cupe brillan de felicidad y hasta su andar tiene otra elegancia que antes no exhibía. Camina más erguido, más enhiesto, canta mejor y hasta sus plumas lucen más brillantes y coloristas. Tanta galanura tenía que alcanzar metas jamás soñadas. Cuatro jóvenes damas son ahora sus acompañantes: Pocahontas, joven, morena llena de encantos capaces de cautivar al gallo más exigente. Mérida, nacida en la misma primavera de Pocahontas y cuya belleza no le va a la zaga a su compañera de habitación. Rapunzel, con una vestimenta ligeramente más clara que las dos anteriores hace brillar todo su cuerpo hasta despedir destellos que ilumina su caminar. La cuarta damita que ha llegado a los pagos de Os Cotiños lo hizo por expreso deseo del Ama. Ella es, nada más ni nada menos que, Blanca Nieves. Con aires de auténtica princesita, luce tales encantos que ni yo mismo me atrevo a calificar. Con ropajes albos, con sutiles toques de pinceladas oscuras en escogidos espacios de su cuerpo, andares comedidos y mesura de tan bello contemplar que, a los pocos momentos de bajar de la real calesa, cautivó de tal forma a nuestro gentil Cupe que le ha convertido en su esclavo más sumiso, servicial, y venturoso, a juzgar por su actitud.

De justicia es reconocer que, al contemplar los encantos de la nueva Princesita, a cualquiera se le alteran los sentimientos más íntimos anidados en los pliegues del corazón.

He de reconocer , en honor a la verdad y haciendo justicia a la caballerosidad de Cupe que, en nada menosprecia a las demás compañeras, para lo que Blanca Nieves aporta su saber estar y generosidad.

Con todas comparte paseos en los que les muestra los diferentes lugares que se pueden visitar y, sobre todo, dónde el Ama situó los comederos y bebederos para saciar sus necesidades más elementales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s