LA SOLEDAD MI COMPAÑERA INSEPARABLE

Tampoco hoy estaba la mañana para que mis amigos Pico Amarillo y Papo Rubio, vinieran a saludarme al amanecer. Siguen el viento y la lluvia azotando esta parte de la Península y a fe que lo hacen con ganas. Entre ayer y hoy, cayeron, según mi pluviómetro 170 litros por metro cuadrado. Hoy, no conforme con eso, además de lluvia, granizó todo lo que le vino en gana. Por eso, justifico a mis amigos que sigan recluidos en las oquedades de viejas troncas o en las solapas de musgosos roquedales.

 

Como cada amanecer agradecí a la Vida que me permitiera comenzar una nueva jornada con todos sus ingredientes. Pero, una vez más, me he dado cuenta que  esa reflexión, tiene una gran parte de eufemismo. No el agradecimiento, que sí es sincero. Cuando la honestidad falla, es con los ingredientes. Lo dices, porque piensas y deseas que conformen un menú que agrade y deleite el paladar, pero en cuanto aparece uno de ellos que no es coincidente con tus gustos o proyectos, inmediatamente, se quebranta la buena y disciplinada actitud. Me explicaré. Se me llena la boca diciendo que nunca pensé llegar a la edad que tengo. Algunos de mis hermanos, madre y muchos que compartieron conmigo gran parte de mi existencia, no llegaron a cumplir los años que yo peino. Con esa disposición de buenismo vital, me digo y me repito que cuando llegue el momento lo aceptaré con absoluta sumisión. Qué lejos está la realidad virtual del momento  verdadero. A primeras horas de la tarde me encontré algo indispuesto. Me visitaron mis incondicionales arritmias, motivo por el que me hallo en tratamiento médico. Llevaban unos meses sin hacer acto de presencia pero hoy lo hicieron y, además, de forma descarada y persistente. Todos mis teóricos conformismos se fueron al garete. La soledad, mi Soledad comienza a decirme cosas que no quiero escuchar pero ella es  terca y se hace oír. Los casi 80 vividos se pueden prolongar y todavía quedan muchas cosas por hacer. La cacareada conformidad con la aceptación de lo que  depare el destino, se esfuma y aparece el ansia de seguir. La necesidad de completar proyectos. La presunción estúpida de que aún es temprano. Aún no ha llegado la hora. Cómo si tú pudieras marcar los tiempos y sus consecuencias. Toma cuerpo el egoísmo que te permite pensar que eres dueño de…¿Dueño de qué? Si uno no es dueño de nada. No hay en la vida absolutamente nada que te pertenezca. Solo nacemos con una propiedad, el tiempo. Y lo malgastamos.  Hoy lo tienes todo y mañana estás desnudo ante la vida. Un día, digo. Ni eso. Al segundo siguiente ya estás en la margen de enfrente del segundo anterior. Soledad, tan buena compañera en tantas y tantas situaciones, qué cruel te vuelves cuando haces valer la realidad y retiras los tules multicolores con que envolvemos nuestro futuro. Nuestro futuro. Como si fuera nuestro. Ilusos.

Mientras estas líneas escribo, la cordura de la irrealidad vuelve a tomar posesión en la atalaya de mis horizontes y allá  a una distancia inmedíble diviso, perdón, no soy capaz de poder concretar  qué. Pero voy a seguir caminando, que ese es mi destino.

Anuncios

AGUA, VIENTO Y TRUENOS

Siguen entrando por el frente Atlántico de Gaalicia, las borrascas que nos inundan y desbordan nuestros ríos. La compuerta se abre de par en par, pero no sé que impedimentos encuentran en su caminar hacia el centro y el Este de la Península, que por allá poco llega y a veces nada.

Entre los vientos y las lluvias, llevo sin ver a mis dos amigos de los amaneceres otoñales, más de 8 días..Los vientos y la lluvia se llevan los granos que les pongo para que desayunen y me amenicen mi despertar. Yo los espero, aunque también comprendo que deben estar refugiados en sus cuarteles de invierno y tendrán más cerca con qué alimentarse. Siento que cada día los necesito más y confío que los elementos de la naturaleza vayan cediendo un poco en su desaforada actitud y, por fin, vuelvan, el uno a lo alto del castaño y el otro a picar en la ventana y saludarme con sus agudos pío, pío.

Esta tarde, la Madre Naturaleza, no se conformó con sacar a escena a ráfagas de viento de más de 100 km./h, y torrenciales chaparrones. A eso de la media tarde comenzaron a sonar unos truenos de tal intensidad que, durante un par de horas no cesaron los cortes de suministro de energía eléctrica. Con temperaturas casi primaverales, los prados verdeguean como si estuviéramos en el inicio del verano. Ya vendrá el Tío Paco con la rebaja.

ME DAN PENA

Sí, me dan pena los que no tienen la capacidad de disfrutar de la sonrisa de un niño. Me dan pena los que no tienen la capacidad de cultivar en una cara inocente un sin fin de ilusiones que cantan sonriendo a la vida. Porque vida es eso. Vida es ver la sonrisa  cuando ante él se presenta la ilusión esperada, en la figura de un ser extraordinario que le trae un regalo. Nada hay  tan bello como la sonrisa de un niño. Es cierto. Me da igual si los Reyes Magos son historia o leyenda. Me da igual porque  ello no va a mermar o aumentar mi fe en un Dios de Amor. Me da igual si eran blancos amarillos o negros. Me da todo igual porque lo que les agradezco de todo corazón, es que hace más de 70 años que los espero con ilusión de niño. Antes, la ilusión iba acompañada de la inocencia y de la sonrisa. Y me emocionaba cuando el atardecer del 5 de Enero comenzaba a preparar mis zuecos, entonces no había zapatos,  para ponerlos al lado del hogar. Junto a los zuecos ponía unas pasas y unos higos, un poco de heno y un caldero de agua. Para que comieran ellos y los camellos Y me emocionaba cuando mis hijos prepàraban sus zapatitos bien lustrados en el salón, al lado de la chimenea, si la había, o arrimaditos a la pared, con turrón, mazapán, una botella de cava y heno y agua para los camellos. Alguno de ellos, con mala idea, les ponía algún polvorón que le costaba mucho comer, para ver si de esa manera, hacían que sus padres no se lo pusieran en la merienda. Y me emociono hoy, a punto de cumplir los 80, cuando veo a mis hijos y nietos mayores preparar la escena para los más peques de la casa. Y me voy a la cama y me pongo algo nerviosillo para dormirme, pensando qué me dejarán esa mágica noche los TRES REYES MAGOS DE ORIENTE  encima de mis zapatos. Soy, por naturaleza, el primero en despertarme. Me pongo en tensión esperando el bullicio del despertar de los niños, y cuando oigo el tropel de los pequeñajos corriendo por el pasillo, salgo de mi habitación y me uno a ellos, en carrera, en nerviosismo y en ilusión expectante. Disfruto con la misma intensidad que cuando era niño. Con el añadido, a mi gozo, con el de mis nietos y mis hijos. Noche MAGICA. MAGICO amanecer pletórico de ilusiones y sonrisas. Y unos descerebrados, aburridos, ignorantes, patéticos y todo lo que se les diga es poco, quieren matar todo eso. Qué sabrán esos imbéciles de las alegrías, sonrisas, ilusiones, afanes, estímulos y cien mil cosas más que nos traen los MAGOS DE ORIENTE. Dedíquense, cretinos, a justificar las soldadas que les pagamos y déjenos vivir en paz con nuestras ilusiones. Entérense de una vez por todas que esas grandes o pequeñas cosas son fruto de nuestras creencias, de nuestra cultura ancestral. Sepan de una vez por todas que somos HIJOS DE UN DIOS DE AMOR que lo único que nos exige es que amemos y respetemos a todo el mundo. No me inciten a que yo  quebrante ta maravilloso precepto. Ya me stoy preparando para recibir los próximos Reyes Magos.

GALICA COMPUERTA DE ESPAÑA

Ya lo decíamos hace unos días. Cuando la necesidad de agua apremia, As Rías Baixas abre su compuerta y con más o menos delicadeza e intensidad, entran las lluvias para que el verdor de esta tierra siga incólume. En esta ocasión, como si quisiera apremiar su arribo, un fuerte viento empujaba las nubes para mojar las sedientas tierras. Junto con su idea de que el agua llegara más rápido, el viento cumple otra misión sumamente importante en esta época del año, en la floresta toda. Me explicaré. Es del común sentir que los árboles sufren cuando el viento huracanado los bambolea hasta, en algunas ocasiones, doblarlos un poco. Nada más lejos de la realidad. El viento cumple dos funciones muy importantes, la selección de los fuertes y fortalecer sus rices. Al igual que ocurre en los matrimonios con las discusiones. Una discusión en un matrimonio es muy importante y aleccionadora. Solo tiene que ser respetuosa. Se pueden decir las cosas que te disgustan y las que crees que que se deben corregir. Se incentivan aquellas que solo se inician y no se les da la debida continuidad.Y se dicen unas y otras. Solo hay que cumplir una premisa fundamental e inexcusable: NO OFENDER. Palabra dicha y piedra suelta no tienen vuelta. Si se cumple con ese precepto, de la discusión, el matrimonio que se ama, sale fortalecido y aquel cuyo amor se haya ido, se disuelve. Ambas partes encontrarán quien sustituya al uno y a la otra. Humildemente pienso que, cuando el amor es sincero, respetuoso y profundo aguanta todos los embates.  El viento, decíamos, hace retorcerse a los árboles pero no los arranca, si está plantado en  buena tierra. En ese retorcimiento, las raíces hacen que la tierra se agriete. Por esas grietas entra el oxígeno y el agua que las fortalece y las revitaliza. Si las raíces son débiles y están muy superficiales, el árbol no tiene consistencia y no aguanta los embates a que los somete el normal comportamiento de la Naturaleza.Son loa menos.

PARA LLEGAR HAY QUE EMPEZAR

Sería muy cómodo y halagüeño, decir que el 2016 comenzó bien. Sobre todo comenzó bien que se hacen propósitos que lo harán bueno. Pero para que esos propósitos lo conviertan en un año bueno, hay que cumplirlos. Por de pronto las lluvias copiosas han comenzado a llenar los pantanos que se hallaban en un estado nada prometedor, después de vivir un Otoño tacaño, incapaz de hacer honor a su normal comportamiento, en cuanto a la pluviometría se refiere. Pero como decíamos hace unos días, en Galicia siempre llueve cuando se necesita.

Mis entrañables amigos, tampoco hoy han acudido a la cita. Me figuro que será por la violencia de los vientos que estos días azotan esta esta parte de la Península Ibérica. Si a Pico Amarillo se le ocurriera ponerse en escenario para interpretar el repertorio habitual, el viento lo mandaría con cajas destempladas al fondo del valle. A Papo Rubio le visto saltar entre las zarzas, pro en cuanto le hablo, se esconde y, no quiere saber nada de mí. Confío que se le pase pronto el enfado y continuemos las buenas relaciones que manteníamos.

Una vez más hago patente mi incapacidad para dominar las nuevas técnicas. El Residente esta sentado y yo de pie. Sin embargo no he sido capaz de pegar la fotografía adecuadamente y a las hora las horas que estoy escribiendo esta página no puedo ni debo molestar a nadie que me saque de mi “charquito” Mil perdones y mil millones de gracias.

Leer más “PARA LLEGAR HAY QUE EMPEZAR”

QUEDAN 27 HORAS

Faltan 27 horas para que este complicado 2015 pase a la historia. Como de política no quiero hablar, solo diré que este año que agoniza, políticamente fue un auténtico problema para nuestra España. Así lo dejo.

Amaneció el día con un viento huracanado que, según los datos de estaciones meteorológicas, llegó a los 140 km/h. Cómo sería que mis incondicionales amigos seguro que no se atrevieron a salir de sus refugios de invierno. Ni Pico Amarillo entonó sus cánticos mañaneros ni Papo Rubio vino a comer los granos que ayer le deposité en la ventana. Para mañana dan mejor tiempo y confío que el Mirlo me despierte con sus maravillosos trinos y el Piti Rojo me haya perdonado mi infidelidad y venga a comer los granos que le puse en el poyato de la ventana y me salude picoteando en el cristal. Como hoy ya he dejado mucho para que os entretengais, si os apetece leer lo que subí, mañana os reservo la correlación que existe, según mi humilde entender, entre el viento y el matrimonio. Pero eso será mañana. Hoy, permitirme que os desee una feliz noche y un lindo despertar en el último día del 2015.