INTROITO

De vez en cuando, con el diario de los aconteceres de cada jornada, iré intercalando algunos de mis relatos. Por eso el título de hoy se llama introito. El cuatro de diciembre ha transcurrido sin ninguna novedad que resaltar, dando por hecho que cada segundo que vivo es un cántico a mi ilusión de hacerlo, por el regalo que me hace la vida permitiendo que disfrute con ella. Por resaltar algo diré que hoy se llevaron un cerdito Celta, de la Explotación que pesaba 231 kilogramos. Cuando me desprendo de alguno de ellos me da mucha pena, lo que demuestra mi incapacidad para negociar con aquellas cosas que quiero. No debía ser así, pero así es.

Hoy subiré una leyenda que me contaron unas señoras encantadoras del Ribeiro y que me impactó mucho. Para escribirla, recorrí paso a paso, todos los rincones y visioné muchas de las cosas que tuvieron y tienen, su protagonismo en el acontecer de los hechos que se relatan. Tales como el pozo, los rosales que hay en su derredor, las piedras, los parajes, en fin disfruté viendo muchos de los objetos y sitios que ya exisstían hace muchos, pero que muchos años. Ahí os va.

Anuncios

LA VIDA EMPIEZA CADA AMANECER

Seguramente me mostraré reiterativo, pero es que no tengo más remedio que agradecer el vivir. Solo eso, vivir. Si vives y le pones a la vida los ingredientes que te hagan los momentos agradables, si cada momento tiene su cometido, elegido con ilusión y ganas de darle significado, no le debes pedir más. Pero eso sí, llenar cada segundo, con un contenido que justifique su existencia. No se debe perder el tiempo en banales razones que dejen los espacios sin el placer de recordarlos. Todo aquello que realices debe ser lo suficientemente atractivo que, después, el recordarlo, te haga sentir satisfecho. Eso motivará tu sensibilidad para no bajar el listón de tus preferencias, por el contrario les dará sentido para superarlas. No se debe esperar al final de la jornada para conseguir los objetivos, hay que alcanzarlos desde las primeras instancias, cuando todo está en pleno vigor para alcanzar todo aquello que te propongas. Si así lo hacemos, nuestro ánimo impedirá que bajemos la calidad de nuestro sentido de vivir.

Hoy el clima ha contribuido para que la jornada fuera propicia, para no dejar nada en los recovecos de la mochila. Temperatura primaveral, un sol que invitaba a disfrutar de todo y, hasta el viento, al atardecer se mostró tal cual , para recordarnos que estamos en el Otoño.

Al anochecer, se calmó el viento y le abrió la puerta a una fresca y deseada lluvia que los campos recibieron con sumo  agrado. A mí me invitó a entrar en el Pabellón a realizar mis pasos de Zumba. Digo bien: Mis pasos. Porque realmente mis pasos, no son realmente los más ortodoxos para escenificar la belleza y el dinamismo frenético de la danza. Se hace lo que se puede. Buenas noches.

ACLARACION

Comentaba ayer, el placer que supone para mí despertarme con un beso, bien de mañana. Dos razones avalan ese placer. Uno, que sentir el beso, es señal evidente de haber sobrevivido a la noche, lo cual, cuando lo primeros que se cumplan, serán 80 juveniles años y segunda razón, que durante cuarenta y tres años, para despertarme, el beso me lo daba, la irrepetible mujer que me tuvo por esposo. Desde muy niño, y ello fue una constante en mi existencia, nunca pensé alcanzar esta edad que Dios me ha regalado. El caso es que cada día estoy más enamorado de la vida y cada día le pido al Creador que me permita seguir disfrutando de ella. Digo bien, disfrutando, dentro de unos límites de cordura y con las limitaciones que imponen los deterioros normales de los años.

Hoy ha sido un día muy gratificante, como todos pero un poco más. Amaneció orvallando y a media mañana, el Astro Rey se impuso y quedó una tarde primaveral con los colores que le prestó el Otoño. Realmente para disfrutarla. Es lo que estoy haciendo. Os deseo lo mejor. No desperdiciéis ni un segundo. Vivirlos todos como si cada uno de ellos fuera el último.

 

 

 

UN BESO MAÑANERO

Fue un despertar maravilloso. Cuando el sol asomó por detrás del Monte Marcofán,, entró por mi ventana y me dio un beso que agradecí desde lo más profundo de mi corazón. Los que podeis gozar de ese placer, lo entenderéis mejor, y los que desconocéis esa manera de despertar, os aconsejo que busquéis la ocasión y el lugar donde disfrutarlo. Sientes como si el mundo tuviera una tras tienda donde se esconden las cosas sencillas, pero que, en ellas, está el sentido de vivir. Mi casa, que es vuestra casa, está presta a brindaros ese placer. Durante el día todo discurrió dentro de los cauces novedosos que cada jornada brinda al Caminante y ahora, en cuanto cierre la página me voy a Zumba. Treinta y tantas damas y dos profesoras compartirán conmigo y yo con ellas, una hora de gratísimo esparcimiento. Buenas noches.

ITV POSITIVA

Como dije ayer, hoy día 30, a las 12 horas me presenté en el Hospital de la Moncloa, en la consulta del Dr. Azcona Varela, el Cardiólogo que vigila mi Corazón, para comprobar cómo había salido el Holter que me pusieron el mes pasado. En el decir del Dr., salió perfecto. Por ello me da licencia hasta el 11 de Mayo del 2016, para hacer el siguiente control. Con las mismas, desde allí mismo agarré la Autovía del Oeste, y a las 17 horas estaba respirando el limpísimo aire de Os Cotiños. El viaje resultó muy agradable, salvo entre Tordesillas y Puebla de Sanabria. Entre estas dos poblaciones de Castilla León, una pertinaz niebla, me obligó a reducir la velocidad y extremar las precauciones. La casa estaba algo fría, yo diría que enfadada por haberla dejado sola unos días. Le pedí disculpas encendiendo la lumbre y al ratito comenzamos a llevarnos bien, como siempre. Dormí como un leño y por la mañana, por cierto muy fría, a comenzar las tareas rutinarias, pero huyendo de la rutina.

Estoy pasando una de mis ITV

Los médicos y mis aspiraciones, todo hay que decirlo, se han empeñado en que cumpla muchos años pisando este bendito y mal tratado Planeta. De seguir así, pronto estaré en el libro de los Guimnes por el multiuso de los “OLOGOS” Revisión de Oftalmólogo, del Estomatólogo, Otorrinaringólogo, Cardiólogo, Urólogo, Podólogo, Traumatólogo y alguno más que, con seguridad se queda en un rincón de este arrugado cerebro. Pero si todo sigue así, mañana día 30 de Noviembre, regreso a mis Cotiños del alma, donde el cántico del silencio arrulla mis dormires y mis despertares. Confío que ahora, sea cumplidor de mi palabra y mucho o poco, cada día os cuente mis pequeños afanes. Los aires montañeses, perfumados de lavandas, eucaliptos y tojos ensanchan los pulmones y aceleran el riego sanguíneo.

Mis disculpas

Parece que  mi destino está condenado a disculparse continuamente. Ello no me preocupa por lo que significa de reconocimiento de incumplimiento de mis promesas, sí me preocupa por la falta de seriedad, de mi parte, por la poca capacidad de corregir ese defecto. Me disculpé por mis errores en lo concerniente a los desaciertos, fruto de la ignorancia, que cometo en los escritos al subirlos al Blog. No lo consigo como deseara. Prometí ser más fiel a las citas y escribir con más regularidad en esta página. No lo he cumplido. Que puede haber razones que intenten justificarlo. Seguro. Ninguna con la fuerza suficiente que impida mi solicitud de perdón. Hago propósito de enmienda y prometo poner todos los medios a mi alcance, para ser màs fiel a mis citas. Empezaré explicando la Fotografía de Portada. La puerta de mi casa está a cinco metros de las primeras zarzas que se ven en el borde del camino. La fotografía fue tomada en el invierno del 2014. Ese paisaje es que se me ofrece bastantes días, durante el invierno. En las demás épocas, tanto por el colorido como por la variedad del paisaje, las vistas son un cántico a la vida.