¿HASTA CUANTO SE DEBE AMAR?

La climatología invernal, tan incoherente en su comportamiento, durante  los meses de Diciembre, Enero y Febrero, ha recobrado la normalidad ante la proximidad del comienzo de la Primavera. Bajas temperaturas, lluvia, granizo y nieve son nuestros visitantes a cualquier hora del día o de la noche. Hoy, una suave brisa del norte, corta los pensamientos en cuanto roza nuestras frentes. Un chaparrón de agua nieve te puede saludar en cuanto te descuidas. Hay que taparse hasta las pestañas para que no se te congelen. No es que me preocupe demasiado, pero este comportamiento climático, me priva de ciertas prebendas de las que podría disfrutar con otra dimensión. Una de ellos, y no es la menor, que mis amigos Papo Rubio y Pico Amarillo y sus parejas, ni dan señales de vida. Estoy seguro que una de las razones por las que no vienen, es precisamente esa, el frío. También debe tener algo que ver la preparación para construir su nueva vivienda a fin de recibir su prole de la manera más digna y cómoda. Los echo de menos. Extraño  sus gorjeos, sus cánticos, su revolotear nervioso de una a la otra rama. Les he tomado cariño y, a mi manera, me gusta manifestárselo.

Esa situación, con mis amigos, me lleva a tener una reflexión de más hondo calado. ¿Hasta dónde debes llevar tu capacidad de amar? Difícil pregunta para una complicada respuesta. Pero si la respuesta es complicada, no lo es menos la propuesta que se me ocurre. Según esto, debes amar hasta el extremo de  que, el dejar de hacerlo, no te cause sufrimiento. Sin embargo, la reflexión sería incompleta si en ella no incidiera el aporte que tu hagas para ser amado por la otra parte.  Se admiten controversias. Sé de alguna persona que ya está pensando rebatirla y, seguramente, con razonamientos convincentes.

Anuncios

TIEMPOS PARA EL AMOR

20160227_085845.jpg

Es lo que creo que están pensando mis amigos Papo Rubio, Pico Amarillo y sus correspondientes parejas. Es tan intenso el frío que está castigando esta comarca que mis encantadores amigos, llevan varios días sin aparecer. Tomando como referencia sus últimas demostraciones, deben estar en los cuarteles de invierno. Haciendo qué? Por la época en que nos encontramos, me supongo que regalándose caricias pra el futuro inmediato que se avecina. Hacer los nidos. Poner los huevos, y a continuación incubar y sacar adelante sus correspondientes proles. Yo lo echo mucho de menos pero pensando lo bien que se lo deben  pasar los cuatro, me siento feliz. Además, tengo la certeza que cuando llegue al momento, sé que le dirán a sus hijos que en cierto sitio del Planeta Tierra, hay una persona que se preocupa por ellos y les pone comida cuando los elementos imperantes se la niegan. Ya nos acercamos a la Primavera. El sol cuando asoma, aunque sea con timidez, ya manda un reconfortante calorcito. Pronto lo hará con generosidad y entonces será el momento de los felices encuentros, donde todos sentiremos el placer de compartirlos. Lo estoy deseando, aunque debo admitir que estos fríos son necesarios para evitar que la Naturaleza cometa errores que pudieran ser irremediables. Cada cosa a su tiempo.

EL CAMINANTE SE INDIGNA

EL CAMINANTE SE INDIGNA

Querido Alejandro: Estoy harto de ver cada día en las pantallas de Televisión relatos macabros de todos los calibres, pero tal vez la abundancia de lo mismo nos hace un poco insensibles a tanta barbarie descontrolada. Hoy, en los “ buenos días ” que los hijos bien nacidos dan a sus padres, para desearnos una jornada tranquila o contarnos la última gracia de los nietos más pequeños, había un apartado para la crónica negra, para ese acontecer infinitamente lejano y tan próximo que, sin darnos cuenta, se nos cuela por la ventana de la cocina, del baño o del salón.

Desde este rincón tranquilo y bucólico de mis queridos Os Cotiños, quiero decirte , amigo de mi nieto y por lo tanto, amigo mío, que nuestros corazones de gente que intentan andar por derecho, sufren contigo y los tuyos y enarbolamos nuestro estandarte de repulsa contra los que te hicieron eso y contra los que, como ellos, andan por la vida negando el derecho más elemental que debe regir el destino de toda persona, la libertad. Nos cuentan que unos ….. prefiero omitir el calificativo, te dieron una paliza que solamente fue interrumpida gracias a una buena señora que comenzó a pedir auxilio. Una paliza propinada por cinco…. alguno de ellos ya había cumplido los veinte años, a ti que ayer, justamente ayer, cumplías tus ilusionantes trece.

No es mucha la relación que hemos tenido, somos de mundos diferentes pero nos une un cordón umbilical común, la amistad, por tu parte, como decía, con mi nieto y el casi infinito amor que yo siento por él. En las nebulosas del acontecer formamos un triunvirato de afectos y de respeto que hoy ha sufrido un amargo golpe, un amargo golpe que sin embargo nos unirá más en nuestros sentimientos y en una ya, por mi parte, ancestral manera de entender la vida en una de sus más valiosas facetas: LA LIBERTAD.

Querido Alejandro, se me desgarran las carnes viéndote correr despavorido mientras cinco energúmenos te perseguían, como jauría hambrienta para saciar su sed, ¿ de qué? Me pregunto yo. Y veo tu rostro desencajado, incrédulo, por lo que estaba sucediendo. Seguro que en algún momento esperabas despertar, con el beso de tu madre, de una mala pesadilla que te estaba jugando tu inconsciente. Y en vez de ese beso libertador lo que llegó fue la horrenda patada de un mal nacido, de un sin derecho a nada que, amparado en la cobarde compañía de otros de la misma calaña se divertían golpeando tu espigado cuerpo de niño, hasta dejarte inconsciente y todo ello solo por el placer de hacerlo, solo por el placer de sentirse más importantes, ellos y ellas, que de ambos sexos había entre los desalmados, golpeándote a ti que lo único que te preocupaba era jugar con tu “ Gambo “.

Me dicen que en el hospital te estás reponiendo. Que tu cara es algo irreconocible, que no recuerdas nada de lo sucedido. Inteligente actitud de tu memoria, intentando desterrar de sí misma tan nefasto acontecimiento. Desde el entorno de mi nieto, se te desea todo lo mejor para ti y para los tuyos. Que no vuelvas a cruzarte en tu vida con seres que deberían estar en …..otros sitios o marcados por otras coordenadas. Pero ni el dolor ni el ansia de justicia nos impide hacer una objetiva reflexión. No soy partidario de burbujas proteccionistas y creo que el destino es así y así hay que aceptarlo, pero, ¿Porqué un colegio se cierra  varias horas antes de lo previsto, sin que se articulen unos mecanismos que deben estar sobradamente reglamentados, para evitar, en lo posible, aconteceres como el que nos ocupa?

Si un director, o el órgano competente decide tomar una decisión que se sale del día a día, debe haber unas directrices para cubrir el vacío que se produce, para que ese alumnado no quede en la calle sometido a toda clase de avatares, tanto humanos como climatológicos, o de cualquier otra índole. Precisamente en un momento que nos quedamos roncos de gritar que la calle hay que controlarla, que nuestros niños deben dosificar las horas que se pasan deambulando de un lado para otro sin control. Absurdo contrasentido, que sean los mismos cuidadores del orden, los primeros en transgredirlo. Suerte querido Alejandro, suerte para ti y para todos los que, como tu, pasean su inocente y vital juventud por el mundo que os tocó vivir.

Un abrazo muy fuerte.

SOMOS SEMBRADORES

No es nada fácil el tema que intento tratar. Pero, de lo que estoy convencido es de que si no lo aireo, no se ventila y dentro de mí me crea más confusión. Tengo a bien decir, y no me reservo lo más mínimo, que , dependiendo de lo que siembres, así será la cosecha. Tengo muchos opositores a mi reflexión. Según la Biblia, El Creador sembró Amor y sin embargo, en una gran parcela, cosechó Soberbia. En el Nuevo Testamento el Sembrador esparció el grano por toda la parcela en iguales cantidades. Parte de la siembra cayó en tierra buena y se multiplicó. Otra partes en el camino donde fue hollada y ni asomó a la vida. Una cantidad considerable entre abrojos y en  pedregal y las piedras y las malas hierbas le impidieron crecer. Y así podría poner multitud de ejemplos que rebaten mi teoría. Sin embargo me mantengo en mis trece y sigo pensando que en la mayoría de los casos, tú eres el creador de la circunstancia que vives en gran parte de tu existencia. Posiblemente no tenga mucho o nada de novedoso, pero no me resisto a defender mi tesis.

No hace mucho, nuestro Médico de Familia tuvo que tomar unos días de merecido y bien ganado tiempo de reposo. Como es habitual nos llegó un relevo para atender a la abundante clientela que por estos pagos tienen los Galenos de Familia. Fue una Doctora la sustituta. Desde los primeros momentos comenzaron a oirse los comentarios menos simpáticos sobre la persona que vigilaba nuestra salud. Los menos simpáticos fueron aumentando de calibre hasta llegar a utilizarse adjetivos de bastante calibre. Desde su comportamiento en el bis a bis, como en los juicios que se hacían llegando a poner en tela de juicio su capacidad profesional, la generalidad, no dejaba resquicio a un mínimo de actitud positiva. Y me llegó el turno. Tenía necesidad de sus servicios y allá me fui. No puse en la bandeja de mi comportamiento nada que no fuera la normalidad. Respeto, educación y exposición de mis necesidades. Lo que sembré, recogí. Profesionalidad, comprensión, agrado y buenos deseos. Salí convencido de mi teoría.

Hace unos días me subí a mi Nissan y me fui a Carballino, distante 25 Kms. a la procura de comida para mis cerditos. La carga era más voluminosa que pesada.Ya de regreso venía con toda tranquilidad sin ningún contratiempo que motivara mi preocupación. En llegando al desvío que me lleva a Os Cotiños, un Agente de la Guardia Civil, que integraba un grupo de 8 o 10 más, que debían estar allí para algún control, me ordena que me orille y detenga mi coche. Así lo hago y con mucha educación y ortodoxia militar requiere mi permiso e conducir. Yo saco mi permiso y le pregunto cuál es la causa que motiva lo que estaba sucediendo. El Agente me contesta que un coche camuflado de Tráfico llamó para que se me detuviera. Que,  según el agente que conducía dicho auto camuflado, así le llaman ellos, yo había cometido varias infracciones en el recorrido que acababa de realizar. Que esperara un momento que dicho agente las especificaría.

Yo estaba muy sorprendido pero me dediqué a cumplir lo que se me ordenaba. Como mi Agente sancionador tardara un poco, entablé conversación con loa Agentes que allí estaban, dentro de un ambiente simpático y desenfadado. Yo manifestaba mi extrañeza por lo que esta sucediendo, a la vez que les decía que sus razones tendría el “Camuflado” para transmitir a sus compañeros lo que les había dicho. Y una vez más reiteré la ejemplaridad de la Benemérita a la que siempre consideré una Institución ejemplar en todos los órdenes. Lo que decía es cierto. Ese pensamiento lo he mantenido siempre y lo sigo haciendo. No solo en España sino en todos los países en los que he vivido, citaba a la Fundación del Marqués de Ahumada como el mejor Cuerpo de Seguridad del Estado que yo haya conocido. Como mi denunciante tardaba, la conversación se alargó algo más de la cuenta. Siempre en iguales o parecidos términos. Como no era habitual que ellos encontraran un supuesto infractor tan locuaz, todos escuchaban con atención lo que allí se decía. Por fin llegó el señor del coche camuflado y el Agente que me detuvo le inquirió para que dijera cuáles furon mis infracciones. El comenzó a decir algunas cosas, algo ambiguas. Todos les escuchábamos con atención hasta que yo corté la conversación diciendo:

-Sabeis lo que os digo, no sé si hoy cometí infracción o no, pero tantas he cometido que no me denunciasteis, que, aunque ahora pague alguna …….no está nada de más. En diciendo esto, un Agente del grupo que allí estaba, levantó la voz y dijo para que todos le oyéramos:

-Sabeis lo que os digo, que esas no son razones para tener aquí a este hombre esperando.  Esos no son motivos para denunciar a una de las pocas personas que habla bien del Cuerpo de la Guardia Civil. Señor, vaya Vd. con Dios y tenga buen viaje. Como siempre, obedecí, deseándoles buen servicio me fui a dar de comer amis cerditos.

Los buenos modos consiguen buenos objetivos, normalmente. Desde luego hacen bueno el refrán que reza “Se matan más moscas con miel que con hiel” Sembremos bien si queremos recoger algo bueno.

 

 

UN DIA DE LOS QUE LLENAN EL ESPIRITU

Amaneció un día radiante. En nada se parecía a sus antecesores del Sábado y el Domingo. Al abrir la ventana un chorro de luz entró adueñándose del dormitorio sin pedir permiso. Fue una invasión maravillosa. En cuanto me fue posible descendí al lugar donde le pongo los granos a Papo Rubio y A Pico Amarillo, últimamente acompañados de sus correspondientes parejas y no tardaron los cuatro en acercarse a picotear los granos que les esparcí, La nieve había cubierto todo el terreno y dos días estuvieron, sabe Dios dónde, sin aparecer por ninguna parte. Comieron y revolotearon, jugando a ser felices y ver que la Naturaleza cambiaba el manto blanco por la policromía normal del paisaje. Los cuatro estaban muy juguetones, sobre todo Papo Rubio y su pareja. Era un placer contemplar cómo se manifestaban sus afectos con movimientos nerviosos en los que, con seguridad, iban incursos los más íntimos pensamientos de sus sentires. Si es que los Papo Rubio piensan. Los dejé jugando y comiendo y me fui a mis quehaceres cotidianos.

Después del Yantar me fui a  caminar mis preceptivos, más o menos, 10 kilómetros diarios. Cuando apenas  había recorrido los dos primeros, me encontré con una persona un poco más joven que yo y que siempre fue un gran andarín. Hace algún tiempo que un inicio de …. algo que te hace perder un poco la noción del tiempo y de la propia realidad. Nos saludamos y le invité a compartir conmigo la “Andaina”. Accedió muy gustoso y ambos los dos nos pusimos a recorrer mi habitual itinerario. Que yo soy un charlatán empedernido, lo saben todos los que me soportan y los que no. Severino, mi circunstancial compañero de esta tarde, se adueñó del escenario de la conversación y me contó todas sus aventuras vividas en su añorado Sao Paulo con detalles que en tropel acudían a su memoria. Dado su estado, los temas eran muy repetitivos, sin embargo, en ningún momento me resultaban molestos. Por el contrario me sentía feliz escuchando una y otra vez las múltiples anécdotas que Severino me relataba. Yo era consciente que estaba haciendo algo que beneficiaba a una persona que necesitaba tener alguien a quien hacer partícipe de sus aventuras y desventuras, tantos años almacenadas en los rincones más recónditos de un cerebro donde brilló la luz y que las sombras comienzan a tomar posesión. Me sentí tan bien escuchando a Severino, que haciéndote partícipe de todo ello, me siento más feliz y mejor persona. Qué fácil es encontrar momentos que llenen tu vida, dándote un poco a los demás. La grandeza de la vida, está en las pequeñas cosas que ella te brinda. Aprovechémoslas.

EL CAMINANTE DESCIENDE A MEDELLÍN

 

P1030534Estoy convencido que más de uno se extrañará por el título del escrito de hoy. Pero realmente el recuerdo que se fija en tu memoria, en el primer viaje a Medellín, es la sinuosa bajada desde el alcor, hasta el corazón de la ciudad. Personalmente me encantó el recorrido por sí mismo y más aún, por la cantidad de jóvenes que encontré  reunidos en diferentes puntos de la carretera hasta llegar a la bella y bulliciosa ciudad. Tanto descendiendo como ya dentro de ella, su conformación urbanística y situación orográfica, me recordó mucho a Caracas.Su río. Su distribución a lo largo del profundo valle entre elevadas montañas al N. y al S. Pero lo que me cautivó, desde el primer momento, fueron sus gentes. Su espontaneidad, su simpatía, su carácter abierto a todos los pensamientos. Y no digamos sus increibles Desayunaderos. Desayunar en uno de esos típicos establecimientos, es tanto como sentarte a la mesa en las cenas Baltasar. Suculentos y variados jugos y dulces de todas las clases, servidos con el garbo de señoritas que cimbrean sus esculturales cuerpos al son de cumbias mañaneras. Si el apetito de la mañana no te despierta, mil y una razones te ofrecen los desayuinaderos para estimular tu vivir. Seguiremos narrando vivencias en la bella ciudad colombiana, tan denostada por unos cuantos desalmados que mancillan su nombre.

ASI AMANECIERON HOY OS COTIÑOS

Al despertarme esta mañana y abrir mi ventana para dar la bienvenida al día que la vida me brindaba para compartir, me encontré con esta imagen. Todo lo que mis ojos veían, estaba vestido de  blanco como una novia que se acerca al altar. Por donde quiera que dirigiera mi vista, todo blanco

20160227_085845.jpg

Por un momento, me quedé parado, por si estaba soñando, pero al abrir la vidriera y dar paso a lo que afuera se respiraba,se disiparon mis dudas instantáneamente.

20160227_085008.jpg